Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Tribunal de Justicia de Sao Paulo anula las sentencias contra 73 policías por la masacre del Carandirú

El Tribunal de Justicia de Sao Paulo ha anulado este martes las cuatro sentencias que supusieron la condena a 73 policías militares por la conocida como la masacre del Carandirú, la represión de un motín en una prisión en 1992 que acabó con la muerte de más de un centenar de presos.
Según el tribunal, no existen elementos suficientes para demostrar cuáles fueron los crímenes cometidos por cada uno de los agentes, según ha informado la Agencia Brasil, por lo que deberán volver a ser juzgados. Uno de los jueces, el presidente de la Cuarta Cámara, Iván Sartori, ha llegado a pedir la absolución de los acusados.
Tras conocerse el fallo del tribunal, el Ministerio Público ha anunciado que presentará un recurso contra esta decisión.
La masacre, el episodio más sangriento que ha tenido lugar en una cárcel brasileña, se desarrolló el 2 de octubre de 1992, cuando la policía reprimió violentamente un motín en la cárcel de Carandirú por una disputa entre dos presos que pronto degeneró en un enfrentamiento entre dos bandas. En aquel momento, la prisión, con unos 8.000 presos, era una de las más grandes de América Latina.
El proceso de enjuiciamiento de los culpables se ha dividido en cuatro fases, una por cada una de las cuatro plantas de la prisión. En total, 79 policías militares serían juzgados por este hecho. La primera fase se celebró en abril pasado y culminó con la condena de otros 23 policías a 156 años de prisión por matar a 13 reclusos.
Hasta el comienzo del proceso el único en ser juzgado fue el coronel Ubiratan Guimares, que dirigió la operación. En 2001 le condenaron a 632 años de prisión pero apeló el fallo y fue absuelto en 2006. Más tarde le hallaron muerto en su apartamento con un tiro en el pecho.