Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Tribunal Electoral de Brasil tumba las preliminares del juicio contra Temer, que continuará el miércoles

El Tribunal Superior Electoral (TSE) de Brasil ha decidido tumbar las cuatro defensas preliminares presentadas durante la primera sesión del juicio para analizar la presunta financiación ilegal de la campaña de las elecciones de 2014 en las que se impuso la fórmula presidencial conformada por la expresidenta Dilma Rousseff y su 'número dos' y actual mandatario, Michel Temer.
De forma unánime, el TSE ha rechazado la preliminar que sostiene que el TSE no puede juzgar el recurso del mandato del actual presidente, entre otras cuestiones de procedimiento que impediría al tribunal tomar una decisión sobre el caso, según ha informado Agencia Brasil.
Tras esta decisión se ha aplazado el juicio hasta la siguiente sesión, que arrancará el miércoles a las 9.00 horas (hora local). También se han programado otras sesiones para el jueves desde las 9.00 horas y también por la tarde, a las 19.00 horas.
El caso podría terminar con la anulación de dichas elecciones y, por extensión, apartar del cargo a Temer menos de un año después de tomar posesión tras la destitución de su antigua aliada. Se trataría, además, de la primera vez que los siete magistrados del TSE decidirán sobre el futuro de un presidente en ejercicio
En caso de que Temer fuese apartado, el Congreso debería elegir a un sucesor en el plazo de 30 días, si bien existen distintas posibles vías. El tribunal podría invalidar el caso porque Rousseff ya no está en el cargo o declarar nula su victoria pero 'salvar' a Temer de la financiación ilegal, lo que le permitiría ser candidato en una votación parlamentaria y hacer uso de su mayoría.
Los abogados de Temer tienen previsto dilatar el proceso lo máximo posible y recurrir cualquier dictamen adverso, de tal forma que el caso no se decida hasta después de los próximos comicios presidenciales, previstos para octubre de 2018.