Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tokio pide a Pekín que actúe "con moderación" en la disputa por las Senkaku

Los cancilleres se reúnen en la Asamblea de la ONU para frenar la escalada de tensión

El ministro de Exteriores de Japón, Koichiro Gemba, ha solicitado a su homólogo chino, Yang Jiechi, que el gigante asiático actúe "con moderación" en la disputa que ambos países mantienen por la soberanía de las islas Senakaku/Diaoyu, que también reivindica Taiwán.
Los cancilleres se han reunido en los márgenes de la 67ª Asamblea General de Naciones Unidas, que se celebra esta semana en Nueva York, para frenar la escalada de tensión suscitada por la disputa territorial.
Según Gemba, citado por la agencia de noticias Kiodo, el encuentro, que ha durado una hora, ha transcurrido en un "ambiente tenso", que no ha permitido alcanzar ni siquiera un compromiso bilateral para calmar los ánimos.
El ministro japonés ha explicado que esperaba que su homólogo chino aceptara la compra de tres de las cinco islas que forman el archipiélago por parte del Gobierno nipón a su propietario privado por 2.000 millones de yenes (20 millones de euros), que saldrán de los fondos reservados.
Gemba ha insistido en que el objetivo de la operación de compraventa, que se puso sobre la mesa el pasado mes de junio, era sustituir el contrato de arrendamiento por uno que garantizara el control de las autoridades japonesas sobre el archipiélago y, por ende, su paz y estabilidad.
Sin embargo, no ha encontrado una respuesta favorable de Yang que, según la agencia de noticias Xinhua, ha reiterado la condena de su Gobierno a la "nacionalización" de las islas y ha criticado que Japón siguiera adelante con sus planes, a pesar de la "fuerte oposición" de China.
El canciller chino ha reafirmado la "solemne posición" del gigante asiático en este asunto, subrayando que el archipiélago forma parte del territorio chino y, por tanto, que la "nacionalización" japonesa constituye una "grave violación" de la soberanía china.
Es la primera reunión ministerial que celebran ambos países después de la compra de las Senkaku/Diaoyu y sigue a la celebrada el pasado martes en Pekín entre los viceministros de Exteriores de Japón y China, Chikao Kawai y Zhang Zhijun, respectivamente, en la que tampoco hubo avances.
La disputa territorial se remonta a 1895, cuando Japón se anexionó formalmente las islas para construir una planta procesadora de atún que dio empleo a 200 personas, aunque en 1940 el negocio se desplomó y las islas quedaron desiertas.
Entre 1945 y 1972, el archipiélago permaneció bajo dominación estadounidense, como parte de los acuerdos alcanzados entre Washington y Tokio tras la Segunda Guerra Mundial. Desde la salida estadounidense de las islas, China y Taiwán reclaman su soberanía.
China alega que descubrió el archipiélago en el siglo XIV y, a pesar de las tensas relaciones que mantiene con Taiwán, reconoce que algunas islas pertenecen al territorio como parte de la ciudad de Toucheng, ubicada en el condado de Yilan.
En cambio, Japón asegura que el archipiélago pertenece al completo a la ciudad de Ishigaki, ubicada en la prefectura de Okinawa, y, por tanto, rechaza las reivindicaciones chinas y cualquier acuerdo alcanzado entre Pekín y Taipei.