Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Temer resta importancia a los "grupos mínimos" que protestan por la destitución de Rousseff

El presidente brasileño, Michel Temer, ha restado importancia a los "grupos mínimos" que se han manifestado contra la destitución de su antecesora en el cargo, Dilma Rousseff.
"Son grupos pequeños. Parece que son grupos mínimos, ¿no? No tengo datos numéricos, pero son 40, 50, 100 personas. Nada más. Ahora, en el conjunto de los 204 millones de brasileños es una cantidad insignificante", ha afirmado temer desde Hangzhou, en China, donde se encuentra para asistir a la cumbre del G-20.
"Lo que preocupa, esto sí, es que se confunda el derecho de manifestación con el derecho a la depredación", ha advertido el mandatario en declaraciones a la prensa brasileña.
El presidente ha defendido el carácter democrático de las manifestaciones convocadas bajo el lema "Fuera Temer", pero ha aseverado que no se "asusta" con ellas y ha subrayado que "pacificar desde el primer día es completamente imposible".
"El término 'golpista' es un rótulo útil, digámoslo así, pero contrario al texto constitucional. Es más razonable preguntar quiénes son los golpistas. ¿Los representantes del pueblo que numéricamente, expresivamente, han decretado la incapacidad" de Rousseff?, ha argumentado.
Por otra parte, el ministro de Relaciones Exteriores, José Serra, se ha referido a las "mini, mini, mini mini" manifestaciones de apoyo a Rousseff.