Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo de Camboya ratifica las condenas a cadena perpetua a dos destacados líderes de los Jemeres Rojos

La Cámara del Tribunal Supremo de Camboya ha ratificado este miércoles las condenas a cadena perpetua a dos de los líderes más destacados de los Jemeres Rojos, el 'hermano número dos' Nuon Chea y el expresidente de la Kampuchea Democrática Khieu Samphan, dos años después de ser declarados culpables de crímenes contra la Humanidad.
Se trata de una decisión que ya no puede ser recurrida, según ha informado el diario 'Phnom Penh Post'. Ambos presentaron una apelación en 2014, si bien sus condenas han sido ratificadas.
No obstante, el Supremo ha señalado que el Tribunal de Camboya --también conocido como Tribunal para el genocidio camboyano-- cometió algunos errores y sacó conclusiones "erróneas" en su juicio en 2014, por lo que ha revocado algunos de los cargos por exterminio y persecución incluidos en el juicio inicial, si bien también ha condenado a los dos por otros cargos de asesinato por los que en 2014 fueron declarados no culpables.
El juez Nil Nonn determinó hace dos años que ambos son culpables de "exterminio, persecución política y otros actos inhumanos, entre los que se encuentran los traslados forzosos, las desapariciones forzosas y los ataques contra la dignidad humana".
Se trata de los primeros altos cargos de los Jemeres Rojos condenados por sus crímenes. Se cree que alrededor de dos millones de personas murieron bajo el régimen de los Jemeres Rojos, entre 1975 y 1979.
Chea y Samphan habían negado hasta mayo de 2013 su responsabilidad por los crímenes del régimen e incluso habían llegado a argumentar que desconocían lo sucedido, si bien pidieron perdón a las víctimas en dicha fecha.
El tribunal, dirigido por Camboya y Naciones Unidas, fue establecido en 2005 con el objetivo de juzgar a los principales responsables de los crímenes cometidos en la época de los Jemeres Rojos.