Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo de Brasil da más tiempo a Temer para responder a las preguntas sobre 'Lava Jato'

El magistrado Edson Fachin, que se encarga de instruir el caso 'Lava Jato' en el Tribunal Supremo Federal de Brasil, ha ordenado ampliar el plazo para que el presidente del país, Michel Temer, responda las preguntas sobre los supuestos pagos que ordenó para garantizar el silencio en torno a este escándalo de corrupción.
Fachin ha accedido así a la petición formulada por la defensa de Temer, que ha argumentado que el plazo de 24 horas dado inicialmente es insuficiente para que el jefe de Estado responda a las 82 preguntas formuladas. Ahora, el líder conservador tendrá hasta las 17.00 (hora local) del viernes para contestar.
"Debido a la complejidad y a la sorprendente cantidad de preguntas realizadas, es absolutamente imposible y contrario al principio de razonabilidad exigir un pronunciamiento del presidente de la República en el exiguo plazo de 24 horas", han sostenido los abogados, según informa la Agencia Brasil.
Fachin autorizó la semana pasada a Temer a no acudir personalmente a la sede de la Policía Federal para someterse a un interrogatorio, pero al mismo tiempo aclaró que debía contestar por escrito a todas las cuestiones planteadas por los investigadores de 'Lava Jato'.
El procurador general, Rodrigo Janot, ha acusado a Temer, de tres delitos --corrupción pasiva, obstrucción a la justicia y organización criminal-- por su presunta implicación en la trama de cobro de sobornos a cambio de contratos públicos de la petrolera estatal, Petrobras, y otros favores políticos.
El jefe del Ministerio Público se basa en la delación de Joesley Batista, propietario de JBS, la mayor productora de carne del mundo, según la cual Temer ordenó pagar al ex presidente de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha y a su entorno, incluso una vez que éste entró en prisión, para garantizar su "silencio".
El testimonio de Batista está respaldado por las grabaciones de las conversaciones que tuvo con Temer, cuyos audios y transcripciones han sido difundidos. A pesar de ello, Temer ha dicho que no dimitirá. La oposición ya ha pedido un 'impeachment' (juicio político).
Entretanto, el martes comenzó en el Tribunal Electoral el juicio por la supuesta financiación ilegal de la campaña que catapultó a Dilma Rousseff y Temer, su entonces vicepresidente, al Gobierno de Brasil. Este proceso podría acabar con el cese de Temer, que sería el segundo presidente destituido en menos de un año.