Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sufrió bullying por culpa de sus pecas, pero ahora se ha aceptado gracias a su hijo

Sufrió bullying por culpa de sus pecas, pero ahora se ha aceptado gracias a su hijoFacebook

Las pecas, unas pequeñas manchas en la piel debido al aumento del pigmento de melanina en la epidermis, han sido la causa por la que Charlene Cerros vivió un auténtico infierno en su infancia. La australiana llegó a recibir insultos e sus compañeros de clase por sus pecas, pero ahora, siendo madre, ha conseguido aceptarse gracias a su hijo.

Charlene Cerros, de 30 años, ha estado viviendo toda su vida avergonzada por las burlas y preguntas sobre sus pecas, sobre si eran manchas o realmente se encontraba enferma.
La mujer de Melbourne (Australia), llegó a recibir preguntas como si lo que tenía en la cara eran “excrementos de pájaros”: “Recuerdo que estaba en primaria y un grupo de chicos me preguntaban por qué tenía excrementos de pájaros en la cara. Era horrible”, cuenta a Mirror.
Estas desagradables situaciones también las ha vivido en el entorno laboral. Charlen narra al citado medio cómo un cliente no quiso acercarse a ella porque pensaba que tenía una enfermedad y era contagiosa: “Nunca he recibido una disculpa cuando les digo que solo son pecas”.
Pero la percepción sobre su aspecto cambió cuando su hijo Wyatt, de cinco años, se emocionó al salirle su primera peca “como la de mamá”.
Sus cuatro hijos están comenzando a tener pecas, pero no se sienten inseguros –como sí se sentía su madre cuando era joven- porque han sabido abrazar esta característica gracias a la positividad de Charlene. “Quiero dar un buen ejemplo de amor propio y aceptación”, asegura la australiana, quien está intentado que sus hijos no tengan que pasar por todo lo que ella pasó.