Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ni izquierda ni derecha podrán gobernar en Suecia

Eleccines SueciaReuters

Las primeras proyecciones sobre voto real publicadas por la televisión pública sueca, STV, confirman que ni el bloque de izquierda ni el de derecha conseguirán una mayoría parlamentaria suficiente para formar un gobierno estable.

El bloque liderado por el Partido Socialdemócrata sumaría un 43,8 por ciento (160 de los 349 asientos del Riksdag o Parlamento), mientras que el que encabeza el primer ministro, Fredrik Reinfeldt, reuniría el 39 por ciento de los votos (142 escaños). Fuera de ambos bloques está el partido antiinmigración Demócratas Suecos, que subiría 7 puntos con respecto a las últimas elecciones, hasta el 13 por ciento (47 diputados).
Según esta proyección, quedaría finalmente fuera del Parlamento la Iniciativa Feminista, que sumaría un 3,2 por ciento de los votos, por debajo del 4 por ciento mínimo para obtener representación según la legislación electoral sueca. Las feministas podrían haber dado la llave del Gobierno a los socialdemócratas de haber obtenido representación.
En concreto, el vencedor de las elecciones sería el Partido Socialdemócrata (31,2 por ciento), seguido por Los Verdes (6,8 por ciento) y por el Partido de la Izquierda (5,7 por ciento).
En la coalición de derecha, el más votado es el Partido Moderado de Reinfeldt (23,1 por ciento), seguido del Partido del Centro (6,1 por ciento), el Partido Popular Liberal (5,4 por ciento) y el Partido Cristianodemócrata (4,5 por ciento).
Con este escenario, la política sueca se ve avocado a un escenario "a la italiana", muy dividido y con ninguna coalición con los votos suficientes para formar un gobierno estable, lo que obligaría a pactar con Demócratas Suecos o a convocar nuevas elecciones.