Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sudáfrica atribuye los problemas del intérprete a que no habla bien inglés

El funeral de Mandela fue traducido al lenguaje de signos por un falso intérpreteYoutube

El Gobierno sudafricano ha reconocido este jueves que se cometió un "error" al contratar al joven que realizó la interpretación a lenguaje de signos durante el funeral del expresidente Nelson Mandela el martes en Johannesburgo y ha atribuido los problemas de éste a la hora de realizar su labor a que no habla bien inglés.

El joven intérprete, Thamsanqa Jantjie, ha reconocido en declaraciones a varios medios locales e internacionales que tuvo un brote de esquizofrenia, pero ha defendido su capacidad para interpretar con lengua de signos. De hecho Jantjie, que ha señalado a la BBC que vio "ángeles" durante el funeral, ya había trabajado como intérprete para otros actos oficiales del partido gobernante, el Congreso Nacional Africano (ANC).
La viceministra de Mujeres, Infancia y Discapacitados, Hendrietta Bogopane-Zulu, ha rechazado que el país se sienta "avergonzado" con este episodio, que ha dado la vuelta al mundo. "Puede haber habido un error", ha afirmado, si bien ha subrayado que el joven "procede de una escuela para sordos".
"¿Se produjo un error? Sí, se vio superado y no usó los signos normales (de interpretación)", ha afirmado la viceministra, en declaraciones recogidas por la cadena SABC. La responsable ha asegurado que el Gobierno "intenta mejorar cada día, en el proceso, y con la velocidad del acontecimiento, se produjo un error".
"Para que uno pueda interpretar debe entender el idioma que se está hablando en el estrado", ha defendido la Bogopane-Zulu, precisando que el joven "tiene el xhosa como primera lengua y el inglés fue un poco demasiado para él". "Así que no pudo traducir del inglés al lenguaje de signos", ha añadido.
Por otra parte, la viceministra ha indicado que el Gobierno ha acudido a la empresa responsable de ofertar el servicio de Jantjie para el funeral de Mandela en el Soccer Stadium pero sus propietarios han desaparecido.
"Se han evaporado en el aire, es un claro indicio de que estaban suministrando servicios de interpretación de lenguaje de signos de un estándar inferior a muchos de sus clientes y nadie se ha percatado", ha declarado.
Según el Gobierno, la empresa que contrató a Janjie, South African Interpreters, existía desde hace algún tiempo y había estado engañando desde entonces. "Los servicios de un intérprete de signos están entre los 1.300 y los 1.700 rand (entre 90,6 y casi 117,5 euros) pero él cobraba 800 rand (unos 55,7 euros). Así que es alguien que no sabe nada de lengua de signos", ha remachado la viceministra.