Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sospechan que el incidente de Tiananmen fue un atentado suicida

Mueren tres personas por un coche descontrolado en la Plaza de Tiananmencuatro.com

Las autoridades chinas sospechan que el incidente que se produjo en la emblemática plaza de Tiananmen (en el centro de Pekín), en el que al menos menos cinco personas murieron después de que un 'jeep' arrollara a varios turistas, se trató de un atentado suicida, según han informado fuentes próximas al caso.

El vehículo se estrelló contra un guardarraíl del puente Jinshui, que atraviesa el foso de la Ciudad Prohibida, y arrolló a varias personas antes de incendiarse. Al menos cinco personas murieron (los tres ocupantes del automóvil y dos turistas) y otras 38 han resultado heridas. Las autoridades no se han pronunciado oficialmente de momento sobre las causas del incidente.
"Parece tratarse de un ataque suicida premeditado", han indicado las citadas fuentes bajo condición de anonimato. La Policía sigue investigando los hechos y todavía no ha establecido las identidades de las tres personas que viajaban en el 'jeep', según las fuentes.
La Policía de Pekín informó de que estaba buscando a dos sospechosos procedentes de la convulsa región de Xinjiang, en el extremo oeste, en relación con un "incidente de importancia".
El automóvil se estrelló casi frontalmente con la entrada principal de la Ciudad Prohibida, donde cuelga un enorme retrato del fundador de la República Popular China, Mao Zedong.
La plaza de Tiananmen está sometida permanentemente a fuertes medidas de seguridad a causa de su proximidad al Zhongnanhai (el complejo de edificios que alberga las sedes centrales del Partido Comunista del Gobierno) y de la presencia del Gran Salón del Pueblo, desde el que se domina la plaza, y del mausoleo de Mao.
El lugar ha sido escenario de importantísimos actos de exaltación del régimen, pero también de numerosas movilizaciones políticas de oposición, entre ellas la gran manifestación y la posterior matanza de 1989.