Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sídney recuerda a sus víctimas con homenajes y dudas pendientes

Sidney recuerda a las víctimas del secuestroReuters

Miles de personas han recordado este martes en las calles de Sídney, Australia, a las víctimas del secuestro de una cafetería que terminó con tres fallecidos, incluidos dos de los rehenes. Las autoridades, entretanto, se preguntan por qué el falso clérigo Man Haron Monis no estaba bajo vigilancia y optan por la cautela en torno a los motivos y circunstancias del asalto policial.

Miles de personas han acudido este martes de forma espontánea a Martin Place, Sídney (Australia) para rendir homenaje, con flores y un libro de condolencias, a las víctimas de la tragedia. Las banderas de los edificios oficiales también han ondeado a media asta como señal de duelo. El falso clérigo Man Haron Monis, de 50 años, irrumpió en el Lindt Chocolate Cafe de Martin Place a primera hora del lunes y tomó a 17 personas como rehenes. El asalto concluyó la madrugada del martes, tras irrumpir la Policía en el establecimiento por un tiroteo en el interior.
Las autoridades han confirmado la muerte del asaltante y de dos de los rehenes: el encargado de la cafetería, Tori Johnson, y Katrina Dawson, abogada de profesión. Fuentes citadas por la cadena ABC han señalado que los disparos estallaron cuando Johnson intentó arrebatarle el arma al secuestrador al pensar que estaba dormido y han asegurado que Dawson intentó proteger a una amiga embarazada de las balas.
El primer ministro australiano, Tony Abbott, también ha acudido a depositar flores al lugar, desde ha recordado a las víctimas del "horrible" asalto. "Sídney ha sufrido el terrorismo por primera vez en más de 35 años", ha lamentado, al recordar un acontecimiento que pasará a la historia de Australia. El arzobispo de Sídney, Anthony Fisher, ha recordado en una misa a los "héroes" que han perdido la vida.
Historia criminal
Tony Abbott, primer ministro de Australia, acude a la cafetería del secuestro
Abbott se ha preguntado este martes por qué Man Haron Monis no estaba en ninguna lista del Gobierno de vigilancia terrorista a pesar de tener un largo historial criminal, de inestabilidad mental y una estrecha relación con el extremismo. De hecho, ha reconocido que "esa es la pregunta que nos hacemos todo los miembros de la Comisión de Seguridad Nacional".
"¿Cómo puede alguien que ha tenido una larga y accidentada historia no estar en la lista de vigilancia apropiada y cómo puede alguien así pasar como una persona totalmente normal entre la comunidad?", ha lamentado el primer ministro. "Había enviado cartas ofensivas a las familias de los soldados australianos muertos en Afganistán y fue declarado culpable por ello. También había publicado material gráfico extremista en Internet", ha añadido el jefe de Gobierno.
Aun así, ha destacado que incluso si el clérigo, al que ha definido como un "individuo enfermo y perturbado", hubiese estado bajo vigilancia las 24 horas del día, la tragedia no se podría haber evitado.
En libertad
Según 'The Age', Monis fue puesto en libertad seis días después de que entraran en vigor los polémicos cambios en las leyes de libertad bajo fianza. Si se entiende que no existe un riesgo hacia la comunidad, la persona puede disfrutar de la libertad tras el previo pago de una fianza.
Ahora, el Gobierno de Nueva Gales del Sur ha reforzado las leyes que se podrán volver a aplicar a partir del próximo mes de enero. El primer ministro del estado, Mike Baird, ha apuntado a que las normas pueden endurecerse más a raíz de una investigación estatal y federal que intentará esclarecer cómo Monis pasó a través de la red del sistema judicial.