Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al Shabaab, debilitado pero lejos de ser derrotado en Somalia

El grupo terrorista podría resurgir si el país no hace frente a los retos en la raíz del problema
La lucha contra el grupo terrorista Al Shabaab ha registrado logros importantes en los últimos tiempos y la organización terrorista vinculada a Al Qaeda se ha visto debilitada, pero está lejos de ser derrotada, como lo demuestran los dos atentados perpetrados el fin de semana en la capital, en uno de los cuales mató a un general del Ejército somalí.
Según un reciente estudio de RAND Corporation, una firma especializada en seguridad, los esfuerzos por debilitar a Al Shabaab en los últimos cinco años han tenido algún éxito, pero la campaña que está llevando a cabo Estados Unidos en el país africano está en peligro.
En su informe, 'Lucha antiterrorista y contra la insurgencia en Somalia', advierte de que Al Shabaab podría resurgir si no se adoptan medidas urgentes para abordar los retos políticos, económicos y de gobernanza que están en la base del conflicto en el país del Cuerno de África.
Según RAND, para debilitar a Al Shabaab ha sido clave la estrategia estadounidense de desplegar a un número pequeño de miembros de las fuerzas especiales para llevar a cabo ataques selectivos, ofrecer información de Inteligencia y construir la capacidad de las fuerzas locales para que puedan llevar a cabo operaciones terrestres.
"Esta estrategia usó un número limitado de militares estadounidenses, lo que minimizó el riesgo de bajas norteamericanas, los costes financieros y la probabilidad de desencadenar una respuesta nacionalista o religiosa", explica el director de RAND y autor principal del informe, Seth Jones.
La estrategia, añade Jones, "supuso trabajar y apoyar al Ejército nacional somalí, la misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM) y las fuerzas de los clanes, que llevaron la batuta". Además, Al Shabaab también se ha visto debilitado por las fricciones internas entre sus líderes y por otras dinámicas en el país.
PROGRESO REVERSIBLE
Sin embargo, "el progreso en Somalia es reversible si no hay una presión continuada y se llevan a cabo reformas políticas, económicas y sociales", advierte Andrew Liepman, uno de los autores. "Al Shabaab no ha abandonado su ambición de controlar Somalia y sigue manteniendo la capacidad de recuperar territorio, especialmente si Estados Unidos y sus aliados no abordan adecuadamente los retos actuales", previene.
Según el informe, entre los retos que pueden lastrar los progresos alcanzados figuran el débil Gobierno, el poco entrenado Ejército somalí y el uso de las milicias de los clanes por la AMISOM tras un eventual retirada de Al Shabaab. En opinión de RAND, Estados Unidos y otros países occidentales no han comprometido recursos suficientes ni han prestado la atención que se merece a Somalia.
Al Shabaab sigue siendo un grupo terrorista capacitado y despiadado, cuyo departamento de Inteligencia y seguridad, Amniyat, sigue siendo agresivo a la hora de planificar futuros atentados. Además, el grupo terrorista sigue matando a civiles no solo en Somalia, sino en otros países de África Oriental, principalmente Kenia.
RAND recuerda en su informe que los grupos insurgentes a menudo incrementan sus ataques cuando pierden territorio y podrían recurrir al terrorismo para forzar la retirada de las tropas extranjeras castigando a sus civiles para empujarles a una reacción excesiva o la venganza.
Esto es válido no solo para Al Shabaab, sino para otras organizaciones terroristas como Estado Islámico, afirman los autores del informe, por lo que "la población occidental debería preparase para un aumento de la violencia a medida que los grupos pierden territorio".
RESULTADOS LIMITADOS
También Stratfor, otra firma especializada en información de inteligencia y seguridad, advierte en un informe propio de que la campaña de ataques selectivos contra altos cargos del grupo terrorista es limitada en cuanto a los resultados que puede obtener.
Así, este tipo de ataques han hecho que algunos líderes de Al Shabaab hayan pasado a la clandestinidad y restringido sus apariciones públicas, pero los miembros de bajo rango han seguido perpetrando ataques contra objetivos civiles y las fuerzas gubernamentales.
Pese a ello, Al Shabaab "ha mostrado que sigue siendo capaz de realizar ataques significativos" con atentados en las últimas semanas en Mogadiscio y otros puntos del país, así como ataques contra bases militares. Según Stratfor, precisamente los ataques contra dirigentes o la captura de algunos de ellos estarían provocando "ataques de represalia".
El grupo terrorista también ha mantenido su presión sobre las fuerzas de la Unión Africana, con ataques frecuentes, pero no cabe esperar que la estrategia de ataques selectivos haga que esto cese, aunque sí podría perturbar su planificación, añade Stratfor.