Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los presidentes del Senado y la Cámara de Representantes vetan la entrada a FARC y ELN al Congreso de Paz

Los presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes de Colombia, Mauricio Lizcano y Miguel Ángel Pinto, respectivamente, han vetado este viernes la entrada de integrantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN) al próximo Congreso Nacional de Paz, que se celebra este sábado en el Congreso colombiano.
En un comunicado, ambos han respondido así a las informaciones que indican que al Congreso de Paz, que se clausura en el salón elíptico del órgano, se espera que asistan los jefes negociadores de las FARC y el ELN, 'Iván Márquez' y 'Pablo Beltrán', respectivamente.
"En el Congreso de la República somos amigos de la paz y ha sido la institución más comprometida con la implementación de los acuerdos, lo que nos da la autoridad moral para ser los veedores del cumplimiento de los compromisos", han señalado Lizcano y Pinto en un comunicado conjunto.
Con respecto a la principal guerrilla, han indicado que únicamente podrán entrar en el Congreso los miembros de Voces de Paz --el embrión del partido político de las FARC--. "Los demás ingresarán cuando entreguen las armas y si cometieron delitos de lesa humanidad, hasta que los tribunales de paz lo autoricen", han indicado.
Ante la posibilidad de la presencia de 'Pablo Beltrán', que el presidente de la Cámara ha calificado de "inaceptable", éste ha insistido en que todavía son una organización "al margen de la ley".
"Si bien iniciaron un proceso de paz, éste se está dando en medio del conflicto", ha criticado. Asimismo, ha hecho referencia al atentado perpetrado el jueves por la mañana contra el oleoducto Caño Limón Coveñas, ubicado en el departamento de Norte de Santander, que las autoridades han atribuido al ELN.
Al margen de la firma del acuerdo de paz entre Bogotá y las FARC, el ELN y el Gobierno iniciaron el pasado 7 de marzo un diálogo en Quito con el objetivo de firmar la paz. Las negociaciones se retrasaron casi un año debido a la negativa del grupo armado a liberar a las personas que tenía en su poder, algo a lo que finalmente ha accedido.