Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Save the Children alerta de que más de 24.000 niños peruanos se han quedado sin hogar por las inundaciones

La organización Save the Children ha alertado este miércoles de que más de 24.000 niños peruanos se han quedado sin hogar y viven en refugios temporales como consecuencia de las graves inundaciones registradas en el país.
Al menos 725.773 personas, entre ellas más de 248.000 niños, se han visto afectadas por las intensas lluvias e inundaciones que afectan a más de la mitad de Perú desde diciembre de 2016.
"Los devastadores efectos han dejado más de 156.780 hogares totalmente destruidos o dañados, más de 15.000 hectáreas de cultivo devastadas, centenares de puentes y miles de kilómetros de carreteras dañados, dejando a poblaciones enteras aisladas", ha advertido Save the Children en un comunicado.
Según la organización, más de 280 centros sanitarios de ocho provincias de Perú han quedado dañadas y hay una grave escasez de agua, lo que lleva a que los niños corran un mayor riesgo para contraer enfermedades respiratorias y cutáneas.
"Además, varios servicios sanitarios del país ha informado de la existencia de mosquitos que portan virus como el zika y el dengue", ha señalado el comunicado.
Debido a las inundaciones, los colegios han cerrado temporalmente en 15 regiones del país, dejando sin acceso a la educación a más de 10.000 niños. El reinicio de las clases dependerá de la intensidad de las lluvias en las próximas semanas, según ha informado Save the Children.
Hasta la fecha, se han registrado 75 víctimas mortales, 20 desaparecidos y en más de 810 ciudades y pueblos se ha declarado el estado de emergencia. Además, en el norte del país los efectos del temporal han destruido hasta 900 colegios.