Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Save the Children advierte de que el hambre y la pobreza amenaza a un millón de niños si el G7 no actúa

Save the Children ha instado este viernes a los líderes del G7, reunidos en Sicilia, a comprometerse para abordar cuestiones globales clave como la inseguridad alimentaria, la migración y el acceso a la educación para evitar que millones de niños padezcan hambre y vivan en situación de pobreza extrema.
"La reunión del G7, donde se encuentran las naciones más ricas del mundo, se produce en un momento de profunda incertidumbre global. Si estos no actúan las consecuencias serán catastróficas para millones de niños que necesitan ayuda desesperadamente", ha alertado el portavoz de Save the Children en Italia, Egizia Petroccione. "Los líderes deben cumplir con sus compromisos previos sobre la cantidad y calidad de la ayuda y rendir cuentas sobre su responsabilidad", ha añadido.
Cada año mueren más de 3 millones de niños por culpa de la desnutrición y en la actualidad hay 159 millones de niños en todo el mundo que no tienen lo suficiente para comer. Más de un millón corren el riesgo de morir en Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen, si no se intensifica la ayuda humanitaria.
Durante la cumbre de 2015 en Alemania, los líderes del G7 se comprometieron a reducir en 500 millones las personas con desnutrición. Sin embargo, países como Estados Unidos y Australia han reducido sus ayudas y las contribuciones de todos los países a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) han caído una cuarta parte.
Save the Children ha instado a los países del G7 a comprometerse con políticas de nutrición y seguridad alimentaria a largo plazo para prevenir crisis alimentarias en un futuro.
"El G7 debe utilizar esta reunión en Italia para aumentar la inversión en la ayuda, en lugar de revertir sus compromisos, para que podamos combatir los desafíos globales y no se conviertan en catástrofes incontrolables en las que millones de niños podrían perder sus vidas", ha defendido Petroccione.
La defensa de la infancia por parte del G7 también debe priorizar en la educación para reducir los 253 millones de niños y jóvenes que no van al colegio en todo el mundo, ha defendido Save the Children.
El portavoz de la ONG en Italia ha criticado el aumento de las patrullas fronterizas y la detección de la migración, y ha defendido que "se necesita un liderazgo valiente para que la protección de la infancia sea una prioridad en la gestión de los flujos migratorios" que solo se puede conseguir "cooperando con los países de origen, tránsito y destino".