Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sarkozy anuncia que votará por Macron por "responsabilidad" y no porque apoye su proyecto

El expresidente francés Nicolas Sarkozy ha anunciado este miércoles que votará por el candidato centrista Emmanuel Macron en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Francia, aunque ha aclarado que lo hace por "responsabilidad" y no porque respalde el "proyecto" político de éste.
Sarkozy ha roto finalmente así su silencio tras la primera vuelta del domingo, en la que ha recordado que el candidato conservador François Fillon, que fue su primer ministro y a quien respaldó, quedó fuera. "Es un terremoto político", ha opinado, destacando que es la primera vez que el candidato conservador queda fuera de la segunda vuelta.
En un comunicado publicado en su perfil de Facebook, el exmandatario ha subrayado que si la candidata ultraderechista Marine Le Pen fuera la elegida el 7 de mayo y su proyecto político se llevara a la práctica, "conllevaría consecuencias muy graves para nuestro país y para los franceses".
"Por ello, votaré en segunda vuelta por Emmanuel Macron. Es una elección de responsabilidad que no supone en ningún caso un apoyo a su proyecto", ha recalcado Sarkozy, recordando a los franceses que aún tienen la opción en las legislativas de junio de "hacer la elección de una verdadera alternancia" respaldando a los candidatos del centro-derecha.
Por otra parte, y para disipar cualquier duda, ha declado claro que no tiene intención de dar marcha atrás en su decisión de retirarse de la vida política, tomada a raíz de su derrota en las primarias del centro-derecha en noviembre.
No obstante, ha apelado a "todos los responsables de la derecha y el centro a unir energías, talentos y competencias" ante "la situación excepcional a la que debemos hacer frente". "Cualquier otro comportamiento sería irresponsable. La división no es una opción ante la extrema gravedad de la situación de Francia", ha advertido.