Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Caos en el metro y carreteras de Sao Paulo a dos días del arranque del Mundial

Gases lacrimógenos y cargas de la policía para "liberar" una estación de metro tomada por los huelguistas. Es la de Ana Rosa, uno de sus bastiones en Sao Paulo. Bajo tierra, el sonido de los disparos de una policía a la que ya hemos visto intentar dialogar con los piquetes sin ningún éxito: ¿Váis a disparar a la cara de un trabajador....? Para terminar formando y a la orden de un compañero que apuntaba con su fusil. Cargar contra ellos con disparos al aire. Un conflicto, el de los trabajadores del metro, enquistado desde hace cinco días. Tras votar que seguirán su huelga están incumpliendo los servicios mínimos, pese a las amenazas de la magistrada que lleva su caso y a multas diarias de más de 150.000 euros a los sindicatos implicados. Y mientras, los paulistas viven arcenes y escaleras convertidos en ratoneras humanas. Por eso, a veces destrozan los accesos para intentar subirse a algún tren pero van tan llenos que no paran, ni aunque les arrojen una valla a su paso o se tiren a las vías. Y para los que deciden usar el coche o el autobús, atascos de más de doscientos kilómetros. Difícil soñar con que aquí, el jueves, arranca el Mundial...