Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santos reitera que el diálogo de paz con el ELN no empezará hasta que liberen al último rehén

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha reiterado este jueves que el diálogo de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) no comenzará hasta que la guerrilla libere al ex congresista Odín Sánchez, su último rehén.
"La situación es muy clara: hasta que no liberen a Odín Sánchez y hasta que no lo veamos sano y salvo no se puede iniciar el proceso de paz", ha dicho desde Reino Unido, donde está de visita oficial. "Ojalá lo hagan pronto", ha confiado, según informa Caracol Radio.
Estaba previsto que la mesa de conversaciones entre el Gobierno y el ELN quedara instalada el pasado 27 de octubre en Quito, pero no pudo ser porque el grupo armado no entregó antes a Sánchez, algo a lo que se había comprometido.
Para este jueves estaba programado el inicio en la capital ecuatoriana del primer ciclo de conversaciones, pero tampoco ha podido arrancar porque, a pesar de que la semana pasada se anunció que el operativo de liberación ya estaba en marcha, Sánchez sigue retenido.
No obstante, el ministro de Exteriores de Ecuador, Guillaume Long, se ha reunido este jueves por separado con los equipos negociadores del Gobierno y del ELN. "Reiteré el compromiso de Ecuador como anfitrión y garante del diálogo", ha escrito en Twitter.
El pasado 10 de octubre el Gobierno y el ELN anunciaron que el 27 de octubre comenzaría en la capital ecuatoriana la "fase pública" de las negociaciones que habían mantenido en secreto durante los últimos dos años para alcanzar la paz.
De esta forma resucitaron el proceso de paz, que, conforme a lo anunciado el 30 de marzo, debía haber comenzado en mayo en el país andino, si bien quedó paralizado, precisamente, por la negativa del ELN a liberar a los rehenes que aún tenía en su poder.