Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rutte y Wilders, principales beneficiarios de la tensión con Turquía, según una encuesta

El Partido del Pueblo para la Democracia y la Libertad (VVD) del primer ministro Mark Rutte y el ultraderechista Partido por la Libertad (PVV) de Geert Wilders son los principales beneficiarios de la tensión diplomática con Turquía tras la prohibición el sábado de un acto con dos ministros turcos en Róterdam, según un sondeo. Rutte y Wilders se enfrentan esta noche en un debate televisado que podría ser decisivo para las elecciones del próximo miércoles.
El estudio de la empresa Maurice De Hond pronostica que el VVD obtendrá 27 de los 150 escaños del Parlamento holandés (18 por ciento del voto), tres más que en el estudio del 10 de marzo, mientras que el PVV sube dos escaños hasta 24 asientos (16 por ciento de apoyo).
Por detrás quedan Llamada Democristiana (CDA) con 21 asientos, uno menos que en el anterior estudio, y los ecocomunistas de GroenLinks, con 19 escaños, uno menos que el 10 de marzo. Con 16 escaños queda Demócratas 66 (D66), con 14 el Partido Socialista (PS) y con 9 el Partido Laborista (PvdA).
En cuanto a las perspectivas de coalición, la fórmula más probable con estos resultados sería una alianza entre VVD, CDA y D66 (64 escaños) que podría incluso sumar al PvdA (73 escaños).
"Está muy claro que las preferencias han cambiado desde el sábado. Votantes que consideraban al VVD como una opción más ahora están más decididos a votar a este partido y los votantes del PVV también son más firmes en sus convicciones", explica la empresa demoscópica.
El estudio revela un amplio apoyo a la gestión del Gobierno de Rutte en lo que respecta al contencioso con Turquía, mientras que Wilders, radicalmente opuesto a la inmigración de musulmanes, asegura que la amenaza de su partido ha obligado a Rutte a adoptar una postura más dura.