Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia asegura que 6.400 personas han sido evacuadas de Alepo oriental

Las autoridades de Rusia han asegurado este viernes que más de 6.400 personas han abandonado el este de la ciudad siria de Alepo en las últimas 24 horas, según ha informado la agencia rusa de noticias Sputnik.
En su comunicado, el Centro para la Reconciliación, dependiente del Ministerio de Defensa, ha detallado que 6.462 personas han salido de Alepo oriental, entre ellas 3.000 combatientes.
"Durante el primer día de la operación, el Centro para la Reconciliación sacó de los barrios orientales de la ciudad nueve convoyes con un total de 6.462 personas, incluyendo 3.000 combatientes y 301 heridos", ha dicho.
El jueves, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) indicó que más de 3.000 civiles y 40 heridos habían salido de Alepo oriental, en el marco del operativo humanitario puesto en marcha para evacuar la antigua zona rebelde de la ciudad siria.
La directora del CICR en Siria, Marianne Gasser, ha indicado que a lo largo de la jornada la organización humanitaria, que ejerce de mediadora neutral, ha dispuesto dos convoyes. Un tercero no ha podido partir debido a la caída de la noche.
La mayoría de los residentes en la zona rebelde han salido en autobuses hacia puntos rurales de la provincia de Alepo o hacia la vecina Idleb, en manos de la oposición, mientras que algunos heridos han sido trasladados a hospitales en Turquía.
Por su parte, el enviado especial de Naciones Unidas a Siria, Staffan de Mistura, ha apuntado que aún quedan unos 50.000 civiles por evacuar de Alepo oriental, de los cuales 40.000 irán a la zona occidental y los restantes --1.500 combatientes y sus familias-- a Idleb.
De Mistura ha insistido en que, si bien ya está presente el CICR, la ONU también debe participar en este operativo "para garantizar que los civiles no son molestados", en alusión a posibles represalias de las tropas 'assadistas'.
LA CAÍDA DE ALEPO
El Gobierno y los rebeldes sirios llegaron el miércoles a un acuerdo, auspiciado por Rusia y Turquía, para sacar a los últimos civiles y combatientes de Alepo oriental, en manos de los rebeldes desde 2012.
El acuerdo llegó después de una primera tentativa el martes, cuando el Gobierno de Bashar al Assad anunció que, tras meses de una intensa ofensiva, había logrado tomar todos los barrios de Alepo este, salvo un pequeño reducto opositor de dos kilómetros cuadrados.
El pacto ha prosperado porque los rebeldes han aceptado evacuar también las localidades de Fua y Kefraya, en Idleb, dos bastiones del Gobierno que llevan meses sitiados y donde la situación humanitaria es igualmente crítica.
Naciones Unidas ha advertido de que el sufrimiento al que se ha sometido a la población civil de Alepo podría constituir un crimen de guerra y se ha mostrado seguro de que, pese a la actual parálisis del Consejo de Seguridad, sus responsables deberán rendir cuentas algún día.