Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia descarta la posibilidad de un atentado contra el avión estrellado en el Sinaí

Accidente avión ruso en Egiptocuatro.com

El ministro de Transporte de Rusia, Maxim Sokolov, ha desmentido que el Estado Islámico esté detrás del siniestro del Airbus de la compañía Kogalymavia sobre la península egipcia del Sinaí.

"Estamos viendo en varios medios cierta información de que el avión fue derribado por un misil antiaéreo disparado por terroristas. Esta información no se puede considerar ajustada", ha señalado en declaraciones recogidas por la agencia rusa Interfax.
"Estamos en estrecho contacto con nuestros colegas egipcios, con las autoridades aeronáuticas de ese país y de momento no cuentan con información que refrende esa teoría. La información sobre un atentado, insisto, no es de fiar", ha añadido.
COMUNICADO DE ESTADO ISLÁMICO
Un grupo militante vinculado a Estado Islámico en Egipto ha declarado, frente al escepticismo de los expertos, que ha derribado el avión ruso, según un comunicado que sus seguidores publicaron en la red social Twitter.
El comunicado fue publicado además en el sitio Aamaq, que opera como una agencia cuasioficial de noticias de Estado Islámico.
"Los combatientes de Estado Islámico pudieron derribar un avión ruso sobre la provincia del Sinaí que transportaba más de 220 cruzados rusos. Todos murieron, gracias sean dadas a Dios", dijo el comunicado.
El aparato estaba ocupado por 224 personas y las autoridades egipcias han confirmado que no hubo supervivientes.
Los expertos de seguridad consultados por la BBC no se creen esta información. El principal grupo armado asociado a Estado Islámico existente en la región es Provincia del Sinaí, que sí cuenta con misiles tierra-aire, pero son incapaces de alcanzar la altura a la que volaba el avión (9.400 metros de altitud) antes de caer a plomo, según los datos de posicionamiento.