Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia advierte de que defenderá sus "intereses" frente a la "política miope" de EEUU

Rusia defenderá sus "intereses" frente a la "política miope" de Estados Unidos, que ha aprobado una nueva tanda de sanciones contra la nación euroasiática por su injerencia en las elecciones norteamericanas, en el conflicto ucraniano y en Siria, entre otras cuestiones, según ha advertido este jueves el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.
"No cabe duda de que Rusia preservará y defenderá sus intereses", ha dicho Peskov en una rueda de prensa, interrogado por las declaraciones del primer ministro ruso, Dimitri Medvedev, que ha interpretado las nuevas medidas punitivas de Estados Unidos como el inicio de una guerra comercial.
Además, Peskov ha aprovechado para reiterar que "la política de sanciones de Estados Unidos es miope" porque frena el proceso de normalización de las relaciones bilaterales en el que estaban inmersos ambos países tras la era de Barack Obama, informa la agencia de noticias rusa Sputnik.
El Congreso de Estados Unidos aprobó la semana pasada una ley con más sanciones contra Rusia y el presidente, Donald Trump, la firmó el miércoles, dándole así plena validez, a pesar de que desde la propia Casa Blanca habían reconocido que esta iniciativa parlamentaria era contraria a los "esfuerzos" de Washington y Moscú.
CONTENIDO
La nueva normativa prohíbe a individuos y empresas de Estados Unidos el suministro de maquinaria y servicios para nuevos proyectos de exploración y producción en aguas profundas, en la plataforma marítima del Ártico o proyectos de esquisto con participación de un 33 por ciento o más de empresas rusas sujetas a sanciones.
También permite a Trump restringir las inversiones, ventas, alquileres o entregas de servicios y bienes para la construcción de gasoductos y oleoductos destinados a la exportación en proyectos con un valor de mercado de al menos un millón de dólares, o que cubran un período de doce meses y tengan un valor agregado de más de cinco millones de dólares.
La ley norteamericana ha suscitado suspicacias en países europeos con intereses empresariales vinculados a Rusia, ya que no descarta sanciones contra las compañías que colaboren en proyectos energéticos como el Nord Stream 2, que prevé la instalación de tuberías de gas hasta Alemania con capacidad para transportar 55.000 millones de metros cúbicos de gas al año.