Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia y Turquía lanzan su primer ataque conjunto en la región siria de Alepo

Las fuerzas militares de Rusia y Turquía han realizado este miércoles su primera operación conjunta en Siria, en concreto contra objetivos ubicados cerca de la localidad de Al Bab, controlada por el grupo terrorista Estado Islámico.
Días después de que Moscú y Ankara anunciasen la coordinación de sus operaciones para evitar incidentes, ambos gobiernos han ido un paso más allá y se han aliado en término militares para combatir el terrorismo en la región siria de Alepo.
Las autoridades de Rusia han confirmado nueve bombardeos por parte de la Fuerza Aérea rusa y otros ocho atribuidos a Turquía, según la agencia de noticias oficial Sputnik. Estas acciones se enmarcan "en la campaña aérea acordada con las autoridades sirias", ha añadido un portavoz, Sergei Rudskoi.
La operación, que se ha saldado con la destrucción de 35 objetivos, reafirma la colaboración de dos países que precisamente también han impulsado el último alto el fuego acordado en Siria. Turquía y Rusia han promovido, además, la celebración de conversaciones de paz el 23 de enero en la capital kazaja, Astaná.
PALMIRA
El Gobierno ruso, entretanto, mantiene su colaboración con el régimen de Bashar al Assad y juntos han vuelto a lanzar ataques en la zona de la ciudad histórica de Palmira. Rudskoi ha explicado que los terroristas de Estado Islámico estaban trasladando "gran cantidad de explosivos" a Palmira con el objetivo de "destruir" más monumentos.
Moscú ha vinculado estos últimos movimientos con la ofensiva llevada a cabo por las fuerzas iraquíes y estadounidenses en la ciudad de Mosul. Para las autoridades rusas, estas operaciones "se reducen principalmente a expulsar a las fuerzas de DAESH al este de Siria (...) y a la frontera con Turquía".