Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OTAN rechaza que sea "un accidente" la entrada de aviones rusos en Turquía

Humo en un pueblo sirioEFE

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha dejado claro que la violación del espacio aéreo turco por parte de cazas rusos no es "un accidente" como ha dicho Moscú en base a la información de Inteligencia que han recabado del incidente y ha dejado claro que las acciones militares rusas en Siria constituyen "un motivo de preocupación" para los aliados. Mientras, aviones de la Fuerza Aérea rusa han bombardeado más de 50 instalaciones del Estado Islámico en Siria, incluidas las ciudades de Alepo y Palmira.

"No parece un accidente y hemos visto dos de ellos. Dos violaciones del espacio aéreo turco durante el fin de semana", ha denunciado el noruego en rueda de prensa. "Esto no nos parece un accidente", ha incidido.
   Stoltenberg ha rechazado confirmar si Rusia activó sus "radar de control de fuego sobre aviones turcos" pero ha insistido que en base a "la inteligencia" que han recibido tiene "razones" para decir que no parece "un accidente lo que hemos visto", al tiempo que ha rechazado "especular" sobre los motivos de Rusia.
   La activación del radar del control de fuego se hace como paso previo al disparo de un misil y se hace en general bien para acosar a otro avión o para lanzar un ataque, según fuentes aliadas que han confirmado que los aviones turcos disponían de sensores que les avisan si se activan radares de otros aviones en su contra.
El secretario general de la OTAN ha dejado claro que Rusia no ha dado una explicación formal a los aliados de estos incidentes y ha explicado que los aliados discutieron ayer "la posibilidad" de recurrir a las líneas de comunicación militar entre la Alianza Atlántica y Rusia para trasladar el malestar por estos incidentes a las autoridades militares rusas y darles la oportunidad de explicarse.
La OTAN ya ha dejado claro a Rusia que estos incidentes no deben "repetirse" en el futuro, que "son consecuencia de la presencia reforzada militar" de Rusia en Siria y constituyen "un motivo de preocupación" para los aliados y algo que discutirán los ministros de Defensa de la Alianza Atlántica cuando se reúnan el próximo jueves en Bruselas.
Asimismo, ha dejado claro que los aliados tendrán en cuenta estas violaciones del espacio aéreo turco por Rusia y la situación de seguridad para decidir si prorrogan o no la misión de misiles Patriot en Turquía, cuyo mandato no expira hasta finales de año.
Stoltenberg no ha querido precisar el número de fuerzas militares rusas desplegadas en Siria para apoyar al régimen de Bashar al Assad, pero ha denunciado un refuerzo "sustancial" en "las últimas semanas".
"Hemos visto un aumento sustancial de las fuerzas rusas en Siria, aéreas, defensa antiaérea, pero también tropas terrestres en conexión con la base aérea que tiene y también hemos visto un aumento de la presencia naval de barcos rusos, capacidades navales fuera de Siria o en el este del Mediterráneo. Ha habido un refuerzo sustancial militar de Rusia con muchos tipos de capacidades, de fuerzas, en las últimas semanas", ha explicado.
Stoltenberg ha vuelto a instar a Rusia a "coordinar" sus ataques en Siria con la coalición internacional tras admitir preocupación por el hecho de que "no muchos" de sus ataques se han dirigido contra el Estado Islámico. "Sino que han atacado a otros grupos de la oposición y muchos civiles han perdido su vida", ha denunciado.
Más de 50 bombardeos en Siria en tres días
"Según los datos de inteligencia, los milicianos han abandonado sus posiciones", ha explicado el 'número dos' del Estado Mayor ruso, el Andrei Kartapolov, en declaraciones a la agencia de noticias rusa Sputnik.
Estos bombardeos han sido realizados en más de 60 salidas de los aviones de combate, ha señalado Kartapolov, quien ha destacado además que el Ministerio de Defensa ruso ha informado a Estados Unidos de los objetivos que iba a bombardear.
En su comunicación, Moscú ha asegurado a Estados Unidos que en los lugares que fueron bombardeados "no había más que terroristas", ha indicado Kartapolov.
Bombardeos en Alepo y Palmira
Asimismo, los aviones de combate rusos han bombardeado posiciones de Estado Islámico en la provincia de Alepo, en el norte del país, según la televisión, que ha citado una fuente militar. En esta provincia, los ataques se han registrado en Al Bab y Deir Hafer, a unos 20 kilómetros al este de un aeropuerto militar asediado por los milicianos de negro.
Rusia inició los bombardeos aéreos en Siria a petición del Gobierno de Bashar al Assad. Según Moscú y Damasco, el objetivo de los mismos es Estado Islámico, pero tanto Estados Unidos como la oposición han denunciado que se ha atacado a rebeldes sirios y a otros grupos insurgentes, como el Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en el país.