Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Roma salva 'in extremis' el razonamiento de agua tras un acuerdo entre autoridades

Un acuerdo entre distintas administraciones ha evitado que 1,5 millones de habitantes de Roma comiencen a sufrir cortes en el suministro de agua a partir del lunes, aunque la persistente sequía mantiene viva la amenaza y no se descartan medidas de este tipo en la capital en las próximas semanas.
El bajo nivel del agua del lago Bracciano había llevado al Gobierno de la región de Lacio a ordenar el corte del abastecimiento, lo que suponía dejar a Roma sin la fuente de la que procede el 8 por ciento de su suministro. Las autoridades buscaban así facilitar la recuperación natural de los niveles del lago, ubicado a 30 kilómetros de Roma.
Finalmente, el Gobierno regional y la empresa encargada del suministro, ACEA, han acordado rebajar los 1.100 litros por segundo que se extraen actualmente a 400. A partir del 11 de agosto, la cantidad podría caer hasta los 200 litros por segundo, según el pacto, válido en principio hasta el 1 de septiembre.
La alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, ha celebrado en Twitter que se haya evitado perjuicios para 1,5 millones de personas. "Es una buena noticia para todos, pero no bajamos la guardia", ha escrito Raggi, miembro del Movimiento Cinco Estrellas.
La polémica se ha acrecentado por la división entre las distintas administraciones, que se han cruzado reproches durante estos últimos días. El presidente de Lacio, Nicola Zingaretti, ha acusado a Raggi de esquivar sus responsabilidades.
El ministro de Medio Ambiente, Gian Luca Galletti, ha dejado abierta la puerta a declarar el estado de emergencia en la zona como consecuencia de la sequía, como ya ha hecho en Parma y Plasencia.
Galletti, no obstante, ha advertido de que es momento de tomar otro tipo de medidas y revisar las infraestructuras. Así, ha emplazado a la ciudad a arreglar su anticuada red de tuberías para evitar que se pierda hasta el 40 por ciento del suministro.