Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descubierta una red de pornografía infantil en Pakistán que afecta a casi 300 menores

El diario paquistaní 'The Nation' ha destapado lo que las autoridades han descrito ya como el mayor escándalo de abusos sexuales a menores en toda la historia del país. Ha sucedido en la localidad de Husain Janwala, (Kasur, región de Punjab, en el este del país), donde según el medio, unos 280 niños con edades de entre 6 y 14 años fueron obligados durante casi una década a practicar sexo ante las cámaras. De momento, seis personas han sido detenidas en relación a este caso.

La agencia regional de protección infantil y varios funcionarios ha corroborado los resultados de esta investigación, basada en documentos policiales y declaraciones de testigos. Sin embargo, jefes policiales han asegurado a posteriori que el número de víctimas es sensiblemente inferior mientras otros altos cargos del Gobierno paquistaní niegan la existencia de estos vídeos y aseguran que se trata de una disputa artificial inventada en medio de un conflicto de posesión de tierras.
Según el diario, la magnitud del caso comenzó a desvelarse el pasado martes cuando más de 4.000 personas protagonizaron fuertes enfrentamientos con la Policía para pedir justicia por las víctimas. Los participantes de la manifestación acusaron a los agentes de encubrir el caso y avisaron de que los responsables estaban sobornando a las autoridades para escapar impunes. La protesta se saldó con una docena de heridos.
Los padres de los niños sospechan que los cinco detenidos forman parte de un red compuesta en su totalidad por 25 personas --hombres y adolescentes-- lideradas por dos hombres de 40 años. Su modus operandi consistía en abusar de los niños, grabar los actos en vídeo y a continuación obtener dinero a través del chantaje a las familias (o a los propios niños, que llegaban a robar para pagar el silencio de los pederastas) y de la venta de las imágenes. Los vídeos, según 'The Nation', se pagaban a unas 50 rupias, unos 70 céntimos de euro.
Las autoridades se han incautado, siempre según el medio paquistaní, de más de 400 de estos vídeos de abusos, que comenzaron en 2006 y siguieron hasta hace un año.
Detenciones
De las seis personas detenidas, cinco siguen bajo disposición judicial. La sexta, un hombre considrado el principal sospechoso, ha sido puesto en libertad tras desembolsar, según fuentes policiales bajo condición de anonimato, un "soborno" de 70.000 euros.
Otras fuentes policiales con nombre y apellidos, no obstante, señalan que la cantidad desembolsada ha sido una "fianza" legal, según el oficial Rai Babar Saeed. La identidad del individuo no ha sido dada a conocer.
Las familias, por su parte, denuncian que han sido objeto de presiones políticas para retirar las acusaciones. "Todos los que vivimos en este pueblo somos víctimas", ha declarado la madre de una de las víctimas, sin dar nombres. "Nuestros niños, tanto chicos como chicas, han sido violados y chantajeaados".
Los padres de los niños han declarado que los responsables de los abusos han vendido alguno de los vídeos a "páginas web de contenido pornográfico en Reino Unido, Europa y Estados Unidos" a través de Skype, una herramienta de comunicación por Internet.
Contradicciones del Gobierno
A pesar de que los informes policiales recogidos por 'The Nation' dan fe de los abusos, el ministro para las Leyes de Punjab, Rana Sanaulá, ha asegurado al diario 'Dawn' que estas acusaciones han sido inventadas por "dos partes enfrentadas por una disputa territorial". El ministro del Interior de Punjab, Shuja Khanzada, reconoció a la cadena GEO que los incidentes habían tenido lugar pero "no en las cifras que han publicado los medios".
El jefe de la Policía local de Punjab, Kasur Rai Bahadur, ha declarado que solo se barajan ocho denuncias por abusos sexuales en una entrevista a Waqt News donde ha reducido sensiblemente el número de víctimas. "Los vídeos no muestran más que a ocho o nueve víctimas, así que la cifra de más de 200 víctimas en incorrecta. Pero si hay más, deberían dar un paso al frente", ha señalado.
No obstante, al responsable de la Oficina de Protección Infantil de Punjab, Saba Sadiq, no le quedan dudas. "Se trata del mayor escándalo de abuso infantil de la historia de Pakistán", ha declarado antes de solcitar que sea el Gobierno central quien investigue directamente estos casos para "proteger los derechos de los niños en un futuro".