Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trágico récord histórico de 5.000 muertos en el Mediterráneo en 2016

Un barco humanitario rescata a cientos de inmigrantes en el MediterráneoGTRESS

Con el último naufragio de dos botes con cien personas a bordo en las costas de Sicilia, el número total de inmigrantes fallecidos en las aguas del Mediterráneo en 2016 ha alcanzado los 5.000, lo que supone un incremento del 25 por ciento respecto al año pasado, una cifra récord desde el inicio de la última crisis de refugiados, según el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Las autoridades italianas han informado que dos botes inflables se han hundido durante la noche del jueves entre la costa libia y la italiana. Se estima que en la primera embarcación viajaban entre 120 y 180 personas, entre las que había muchas mujeres y niños. La Guardia Costera de Italia sólo ha podido rescatar con vida a 63 personas. En la otra barcaza viajaban alrededor de 120 personas, de las cuales han sido rescatadas 80.
"Esta tragedia nos recuerda la grave emergencia humanitaria que implica la muerte de miles de personas en su intento de huir de Libia no se ha terminado", ha señalado Flavio Di Giacomo, portavoz de la OIM en Roma.
"Sumando estos dos incidentes, el número de fallecidos asciende ya a los 5.000, un nuevo récord en esta crisis", según ha declarado el portavoz de la OIM, Joel Millman, una cifra confirmada por el portavoz de ACNUR, William Spindler. "Es la peor cifra anual que hemos visto jamás", ha lamentado.
Este año han muerto de media 14 personas al día en el mar Mediterráneo, la peor cifra jamás registrada, según han alertado OIM y ACNUR. En 2015, año en el que más de un millón y medio de personas llegaron a las costas europeas, perdieron la vida 3.771 inmigrantes, 2.000 menos que este año. Esta cifra supone un repunte de casi un 25 por ciento respecto del año anterior, según las estimaciones de ambas organizaciones.
De acuerdo con ambas agencias de la ONU, las principales causas del drástico aumento de muertes en el Mediterráneo se deben en su mayor parte a que las embarcaciones utilizadas por los traficantes de personas son cada vez de peor calidad. Por otro lado, este año el tiempo en alta mar ha sido especialmente inestable y las mafias que estafan a los inmigrantes cada vez utilizan rutas marítimas menos seguras.
"Estos naufragios no pueden ser considerados meros "incidentes". Son la consecuencia directa de la actuación criminal de las redes de tráfico de personas", ha asegurado Di Giacomo. La OIM cree que es más que probable que el número de personas que han fallecido intentando cruzar el Mediterráneo sea mucho mayor, ya que hay cientos de naufragios que nunca llegan a ser detectados por las autoridades costeras, en especial en la ruta que une el norte de África con España.