Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

RSF reclama la liberación del director de la web del diario 'Cumhuriyet'

La organización no gubernamental Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha reclamado este miércoles la liberación del director de la web del diario turco 'Cumhuriyet', Oguz Guven, arrestado por un 'tuit' publicado por el diario sobre la muerte de un fiscal.
La Policía detuvo a Oguz Guven el 12 de mayo en respuesta al 'tuit' publicado por el diario para informar de la muerte en un accidente de tráfico del fiscal de Denizli Mustafá Alper.
Guven, quien ha sido acusado de "propaganda terrorista", se expone ahora a una pena de hasta siete años y medio de cárcel en caso de ser declarado culpable.
"La acusación contra Oguz Guven es el colmo del absurdo y es difícil no verlo como un intento de socavar aún más a 'Cumhuriyet'", ha dicho el representante de RSF en Turquía, Erol Onderoglu, quien ha advertido de que "está en juego la supervivencia de los pocos medios independientes que quedan en el país".
"Los líderes internacionales que se preparan para reunirse con el presidente (turco), Recep Tayyip Erdogan, en la cumbre de la OTAN de la próxima semana no pueden quedarse mirado mientras la libertad de prensa es aniquilada en Turquía", ha afirmado.
Alper, de 48 años, murió junto a su conductor tras colisionar su vehículo con un camión. El fiscal fue el primero en abrir una investigación contra la FETO --siglas de la Organización Terrorista Fetulenista, en la que las autoridades engloban a todos aquellos que siguen al clérigo Fetulá Gulen-- tras el intento de golpe de Estado de julio de 2016.
En abril, un tribunal de la localidad turca de Estambul aceptó los cargos por "pertenencia a una organización terrorista armada" presentados por la Fiscalía contra varios directivos y columnistas de 'Cumhuriyet'.
La Fiscalía, que ha presentado también cargos por "ayudar a una organización terrorista armada sin ser miembro de la misma", ha reclamado penas de entre siete años y medio y 43 años de cárcel para los acusados.
El principal acusado es el antiguo redactor jefe del diario, Can Dündar, junto al que figuran el director de 'Cumhuriyet', Murat Sabuncu, y los columnistas Aydin Engin, Güray Öz, Hikmet Çetinkaya, Hakan Kara, y Turhan Günay.
Otros acusados son el caricaturista Musa Kart y los miembros de la junta directiva de la Fundación Cumhuriyet Bülent Utku, Mustafa Kemal Güngör, Önder Çelik, Bülent Yener y Eser Sevinç.
A ellos se suman Günseli Özaltay, Akin Atalay, Mehmet Orhan Erinç, Hakan Karasinir y Ahmet Sik, quien pasó un año en prisión en 2011 por un libro sobre los seguidores de Fetulá Gulen en la administración y la judicatura, en un momento en el que el clérigo y el Gobierno del Partido Justicia y Desarrollo (AKP) eran aliados.
Precisamente, la Fiscalía ha sostenido que 'Cumhuriyet' "fue secuestrado" en 2013 por la FETO, a la que el Gobierno acusa del intento de golpe de Estado de julio de 2016.
Las autoridades iniciaron en agosto de 2016 una investigación contra varios directivos por las acusaciones de que varias informaciones del diario tenían como objetivo legitimar el intento de golpe de Estado.
Miles de personas han sido detenidas desde la intentona golpista por sus presuntos vínculos con Gulen, que reside en Estados Unidos. Ankara ya ha reclamado a Washington su extradición.
Gulen siempre ha negado cualquier vinculación con el golpe de Estado y ha reclamado al Gobierno de Ankara que permita una investigación internacional sobre lo sucedido.
Gulen y Erdogan eran aliados políticos hasta que supuestos simpatizantes del clérigo en la Policía y la Fiscalía abrieron una investigación contra varios ministros por corrupción en 2013.
Entonces, el mandatario turco acusó al clérigo de conspirar y erigir un Estado paralelo para derrocar al Gobierno con ayuda de la Policía y medios simpatizantes.