Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

RDC tilda de "injustas" las sanciones anunciadas por la UE y acusa al bloque de "chantaje"

El Gobierno de República Democrática del Congo (RDC) ha tildado este lunes de "injustas" las sanciones anunciadas por la Unión Europea (UE), agregando que se trata de "un chantaje".
El director del gabinete de Presidencia, Jean Pierre Kambila, ha resaltado que la decisión de la UE se enmarca en "las decisiones de Occidente para poner al país bajo la férula de los grupos financieros".
"Lo primero de todo es decir que estas medidas no nos afectan. Lo segundo, deplorar su carácter injusto", ha sostenido, según ha informado la emisora congoleña Radio Okapi.
"Nada justifica este tipo de medidas salvo una voluntad de someter a las autoridades congoleñas", ha manifestado, agregando que "no surtirán efecto, porque el Gobierno no cederá a un chantaje".
Por último, Kambila ha reclamado a la UE que "deje de ejercer presión", añadiendo que "RDC está abierto a una cooperación amistosa".
Las sanciones han sido adoptadas por los ministros de Asuntos Exteriores de la UE han aprobado sanciones contra siete personas en RDC --altos mandos de las fuerzas de seguridad y responsables de Inteligencia-- por reprimir a la población en el marco de las protestas de septiembre pasado contra el Gobierno de Joseph Kabila en las que murieron 50 personas.
Los ministros europeos han avisado además de que si no se establece un "nuevo Gobierno" en el país africano a partir del 19 de diciembre, cuando vence el mandato del actual Ejecutivo, las relaciones con la Unión Europea "sufrirán".
Durante la jornada, el Gobierno de Estados Unidos ha incluido en su lista de sanciones a dos altos cargos de RDC, entre ellos el ministro del Interior, Evariste Boshab, por adoptar medidas que "socavan los procesos democráticos o las instituciones" del país.
Washington señala al ministro del Interior como "actor clave" dentro de la "estrategia" de Kabila para seguir en el poder una vez expire su actual --y teóricamente último-- mandato, el 19 de diciembre.
El Gobierno estadounidense cita reformas electorales interesadas, intentos de compra de votos o amenazas a quienes apoyen a la oposición.