Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Qatar afirma que no será el único país que salga perdiendo a causa de la crisis diplomática en el Golfo

El ministro de Finanzas de Qatar, Alí Sharif al Emadi, ha afirmado este lunes que el país no será el único que salga perdiendo a causa de la crisis diplomática en el Golfo, prometiendo diversificar la economía para hacer frente a la situación.
"Mucha gente piensa que somos los únicos que vamos a salir perdiendo. Si perdemos un dólar, ellos --los países que han cortado relaciones con Qatar-- también perderán un dólar", ha indicado, en una entrevista concedida a la cadena de televisión CNBC.
Asimismo, ha recalcado que la crisis diplomática es "muy desafortunada", recordando que "las familias se están viendo afectadas en todos estos países".
"Nos vamos a asegurar de que estamos aún más diversificados", ha prometido, intentando minimizar las preocupaciones sobre la dependencia de Qatar de las importaciones de otros países del Golfo.
En este sentido, Al Emadi ha asegurado que Doha "confía mucho en sus posiciones, sus inversiones y la liquidez de sus sistemas", descartando comprar bonos en los mercados internacionales.
Los gobiernos de Arabia Saudí, EAU, Bahréin y Egipto anunciaron a primera hora del lunes la ruptura de sus relaciones diplomáticas con Qatar, acusando a Doha de "apoyar el terrorismo".
A la medida se sumaron horas después Maldivas, el gobierno de Yemen reconocido internacionalmente, encabezado por Abdo Rabbu Mansur Hadi, y el gobierno asentado en el este de Libia.
El martes, el Gobierno de Mauritania rompió sus relaciones con Qatar, mientras que Jordania anunció que reduce su representación diplomática en Qatar y que retira la licencia a la cadena de televisión qatarí Al Yazira. El miércoles, fue Yibuti el que redujo su representación diplomática en Doha.
"Las medidas están injustificadas y se basan en denuncias y acusaciones que, en realidad, no tienen fundamento", ha sostenido el Ministerio de Asuntos Exteriores de Qatar. Su titular, Mohamed bin Abdulrahman al Zani, se ha mostrado dispuesto a "sentarse a hablar" con los demás países del Golfo para zanjar el conflicto.
EL AUMENTO DE LAS TENSIONES
Las tensiones entre Qatar y varios países del Golfo se han deteriorado en las últimas semanas, a raíz de que QNA publicara unas declaraciones del emir en las que criticaba la postura de los países del Golfo contra Irán y hablaba de "tensiones" con Estados Unidos.
Inmediatamente después, QNA denunció haber sufrido un ataque informático y negó la veracidad de la nota publicada, pese a lo cual medios de Arabia Saudí y EAU continuaron informando acerca de las presuntas declaraciones de Hamad bin Jalifa al Zani.
Este hecho provocó las críticas de Doha, lo que llevó a varios países --Arabia Saudí, EAU, Egipto y Bahréin-- a bloquear el acceso a diversos medios qataríes, entre ellos Al Yazira.
Al Yazira ha sido criticada por numerosos países árabes por su cobertura de la llamada 'Primavera Árabe', que provocó la caída de varios regímenes en la región.
Las relaciones entre Qatar y otros países del Golfo ya sufrieron un periodo de tensión en 2014 debido al supuesto apoyo de Doha a Hermanos Musulmanes, organización ilegalizada en la mayoría de los países del golfo.
Sin embargo, en dicha ocasión las medidas no fueron tan duras, y sólo implicaron la retirada de los embajadores. En esta ocasión, ha supuesto además la expulsión de ciudadanos del país, así como el cierre de las vías a medios de transporte llegados de Qatar.