Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Putin aborda con el príncipe heredero de Abu Dhabi la crisis con Qatar

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha hablado por teléfono este martes con el príncipe heredero de Abu Dhabi, Mohamed bin Zayed al Nahyan, para abordar la crisis que se ha desatado en el Golfo por la decisión de Arabia Saudí y sus aliados de romper relaciones con Qatar por su supuesto apoyo a grupos terroristas y a Irán.
"Han discutido la agudización de la situación en torno a Qatar, que agrava la ya de por sí difícil situación en toda la región de Oriente Próximo", ha informado el servicio de prensa del Kremlin a través de un comunicado, recogido por la agencia de noticias Sputnik.
Por otro lado, han constatado el "éxito" de los acuerdos firmados el pasado 20 de abril en Moscú durante la visita oficial de Al Nahyan, que buscan reforzar "la cooperación entre ambos países en los ámbitos de la economía, el comercio y la inversión, entre otros".
Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí, Bahréin, Egipto y Yemen anunciaron la semana pasada la ruptura de sus relaciones diplomáticas con Qatar y su expulsión de la coalición regional que lucha contra los rebeldes huthis en Yemen como represalia por su apoyo a Hermanos Musulmanes y por favorecer la agenda política de Irán.
"Las medidas están injustificadas y se basan en denuncias y acusaciones que, en realidad, no tienen fundamento", ha sostenido el Ministerio de Asuntos Exteriores de Qatar. Su titular, Mohamed bin Abdulrahman al Thani, se ha mostrado dispuesto a "sentarse a hablar" con los demás países del Golfo para zanjar el conflicto.
Esta escalada de tensión amenaza con desestabilizar una región estratégica que ha permanecido en calma en los últimos años. Por ello, Kuwait, Turquía, Francia e incluso el secretario general de la ONU, António Guterres, han ofrecido sus buenos oficios para buscar una solución pacífica.