Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Putin concede una amnistía para liberar a las Pussy Riot

Las 30 personas arrestadas en Rusia tras una protesta contra la perforación petrolera en el Ártico evitarán el juicio y la amenaza de ir a la cárcel bajo una amnistía propuesta por el presidente ruso, Vladimir Putin, que se espera que apruebe próximamente el Parlamento, según han señalado Greenpeace y abogados. Putin tambiñen ha aprobado conceder amnistía a las dos integrantes de la banda de música punk Pussy Riot.

Los abogados han indicado que las dos integrantes de la banda de música punk Pussy Riot probablemente serán liberadas. Las mujeres cumplen sentencias de dos años de prisión por una protesta contra Putin en una catedral ortodoxa rusa en Moscú en 2012. La condena termina a comienzos de marzo de 2014, sin que por ahora esté claro cuándo podrían salir de prisión una vez que se apruebe la amnistía.
Activistas de Greenpeace
Cambios de último minuto en la amnistía propuesta por Putin implican que "casi con seguridad" terminen los procedimientos legales contra los 30 acusados de vandalismo, y que los 26 ciudadanos no rusos del grupo puedan volver a sus hogares, ha indicado la ONG ecologista.
El arresto de los hombres y mujeres a los que Greenpeace denomina los "30 del Ártico" --28 activistas y dos periodistas--, generó críticas de Occidente y rápidamente fue considerado una señal de que Putin no tolerará intentos por detener el desarrollo ruso en la región rica en recursos.
Los "30 del Ártico" fueron arrestados después de que guardacostas rusos abordaran el rompehielos de 'Arctic Sunrise', tras una protesta el 18 de septiembre en la cual algunos activistas intentaron escalar la primera plataforma petrolera de Rusia mar adentro en el Ártico.
El grupo permaneció encerrado en duras condiciones durante dos meses, no se le ha permitido a los acusados abandonar Rusia desde su liberación bajo fianza el mes pasado y todos ellos se enfrentan a la posibilidad de pasar hasta siete años en la cárcel si se los declara culpables de vandalismo en un juicio.
"Probablemente pronto me esté yendo a casa con mi familia, pero nunca debería haber sido acusado y encarcelado en primer lugar", ha afirmado el capitán del 'Arctic Sunrise', el estadounidense Peter Willcox, en el comunicado de Greenpeace.