Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Putin y Erdogan pactan un incremento de la coordinación en Siria

El presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, han acordado este sábado en una conversación telefónica intensificar la coordinación de los esfuerzos para la solución de la crisis en Siria, ha informado la agencia de noticias oficial rusa Sputnik citando un comunicado del Kremlin.
"Los líderes destacaron la necesidad de consensuar lo más pronto posible los aspectos prácticos de la implementación del memorando sobre la creación de las zonas de distensión en Siria", explica el comunicado.
Estas medidas "permitirán fortalecer el régimen de alto el fuego y aumentar la eficacia de las negociaciones en los formatos de Ginebra y Astaná".
Además, Putin y Erdogan han hablado sobre los acuerdos para la supresión de las restricciones comerciales entre los dos países, así como otros proyectos conjuntos.
"Los mandatarios confirmaron el interés mutuo para la ulterior profundización de la cooperación estratégica entre los dos países, en este contexto debatieron el avance de la implementación de los acuerdos sobre la supresión de las restricciones comerciales y los proyectos conjuntos en el ámbito energético: el gasoducto Turk Stream y la central nuclear Akkuyu", apunta.
Turquía apoya a los insurgentes del Ejército Libre Sirio, mientras que Rusia es aliado del presidente sirio, Bashar al Assad. Las relaciones entre ambos países entraron en crisis a partir del 24 de noviembre de 2015, cuando aparatos turcos derribaron un avión de combate ruso Su-24 realizar bombardeos en el norte de Siria.
El Gobierno de Turquía alegó que el caza había entrado brevemente en su espacio aéreo, aunque finalmente Erdogan acabó pidiendo disculpas por el derribo "no deliberado" del aparato ruso y ambos países retomaron sus prometedoras relaciones estratégicas.