Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El primer ministro de Ucrania culpa a las fuerzas de seguridad del incendio de Odesa

El primer ministro de Ucrania culpa a las fuerzas de seguriad de no impedir el incendio de OdesaInformativos Telecinco

El primer ministro en funciones de Ucrania, Arseni Yatseniuk, ha prometido una investigación "exhaustiva y completa" del incendio de Odesa en el que fallecieron más de 40 personas, la mayoría separatistas prorrusos.

"Los servicios de seguridad no hicieron absolutamente nada para impedir esto", declaró Yatseniuk a la cadena británica BBC.
Además de los muertos, 50 personas han precisado ser atendidas por los servicios sanitarios, de las cuales diez eran miembros de las fuerzas de seguridad, según un comunicado del Ministerio.
Los disturbios comenzaron este viernes cuando cientos de prorrusos reventaron una concentración de partidarios del nuevo Gobierno ucraniano.
La Alta Representante de Política Exterior y Seguridad de la Unión Europea, Catherine Ashton, ha declarado que "los hechos que han llevado a estas trágicas pérdidas de tantas vidas humanas deben verificarse bajo una investigación independiente y los responsables deben ser llevados ante la justicia".
Ashton ha manifestado su "profunda consternación" por las víctimas que deja la violencia en Odesa. "La UE está profundamente consternada por las muertes y los heridos en los eventos de ayer viernes en Odesa y transmite sus más sinceras condolencias a todos los familiares de las víctimas de la violencia", ha comunicado.
El texto, que ha hecho un llamamiento a la unidad ucraniana, insta a todas las partes a realizar "el máximo esfuerzo para no provocar más división y violencia sin sentido" y reitera su compromiso con lo acordado el 17 de abril en la conocida como Declaración de Ginebra para una reducción de la tensión.