Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Portugal se compromete a continuar con las "buenas prácticas de integración" en medio de la crisis migratoria

El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, se ha comprometido a que su país continúe con las "buenas prácticas de integración" en el marco de la crisis migratoria que vive el continente europeo, y ha instado a ahondar en la raíz de los problemas de Siria para alcanzar una solución que permita la estabilidad en la región.
En su discurso ante la 71ª Asamblea General de Naciones Unidas, que se desarrolla en Nueva York, el mandatario portugués ha recordado que el éxodo de refugiados y migrantes, muchos de ellos "niños muy jóvenes", está provocando una crisis humanitaria "de proporciones trágicas" en Oriente Próximo, el norte de África y Europa.
Por eso, ha señalado que es necesario "abordar la raíz del problema, erradicar el terror y el miedo que están asolando la región y hallar una solución políticamente sostenible para el conflicto en Siria, basándose en el reciente alto el fuego negociado".
No obstante, el portugués ha señalado que otra de las cuestiones importantes que subraya esta crisis humanitaria es la ola de migrantes que huyen de sus países por la ausencia de oportunidades en sus países de origen.
"Invertir en el progreso en los países en desarrollo es, seguramente, la mejor manera de contribuir a la estabilidad y prosperidad para todos", ha señalado el mandatario, si bien ha señalado que Portugal continuará albergando a los migrantes que necesitan protección internacional.
"Y continuaremos haciéndolo, cumpliendo con las buenas prácticas de integración que caracterizan a la multicultural y acogedora sociedad portuguesa", ha continuado.
En este sentido, Rebelo de Sousa ha subrayado la importancia de "promocionar la educación superior" entre los refugiados en situaciones de emergencia para "evitar que se pierda una generación", y ha señalado que el país ya ha aceptado a más de un centenar de estudiantes universitarios sirios, medida que ha pedido que sigan otros países.
TERRORISMO EN EL MUNDO
Entre otros aspectos, el dirigente portugués ha mostrado su preocupación por los atentados terroristas que han tenido lugar durante los últimos meses en diferentes partes del mundo, los que ha definido como "ataques contra aquellos que respaldan los principios y valores de la Carta de Naciones Unidas".
"El terrorismo no puede tolerarse", ha señalado Rebelo de Sousa, antes de insistir en que la comunidad internacional, bajo mandato de Naciones Unidas, "tiene el derecho legítimo y el deber moral de acabar con esta lacra" y, en especial, con el autodenominado Estado Islámico.
"No debemos ceder ante el miedo ni tampoco renunciar a nuestros valores o principios, particularmente en relación con los Derechos Humanos", ha subrayado, antes de indicar que es a través de los valores de "paz, solidaridad, dignidad humana y solidaridad" como se debe luchar contra la radicalización y el extremismo violento, así como contra la xenofobia y el populismo demagógico "que también amenaza a nuestras sociedades".