Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Poroshenko y Putin se comprometen a cumplir la tregua para el este de Ucrania

El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, han reafirmado este viernes su compromiso para cumplir el alto al fuego acordado para el este de Ucrania, que entrará en vigor a las 00.00 (hora local) de este sábado.
"Doy la bienvenida a este acuerdo logrado por el Grupo de Contacto Trilateral en respuesta a mi iniciativa. Ucrania confirma su disposición a respetar tanto este como los demás Acuerdos de Minsk", ha asegurado Poroshenko en un comunicado.
"El presidente de Rusia aplaude el acuerdo logrado por el Grupo de Contacto para declarar un régimen de calma en la línea de frente del sureste de Ucrania a partir del 24 de diciembre", ha dicho, por su parte, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.
El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, también ha celebrado este paso y ha confiado en que "pueda acabar con la violencia mortal en la línea de frente del este de Ucrania", según ha indicado su portavoz, Stephane Dujarric.
El régimen de calma acordado el miércoles por el Grupo de Contacto Trilateral (la OSCE, Rusia y Ucrania) es el décimo intento de establecer un alto el fuego en el conflicto ucraniano, que desde su inicio en 2014 ha provocado más de 10.000 muertos, según datos de Naciones Unidas.
Los Acuerdos de Minsk, pactados en febrero de 2015 para frenar el conflicto en Donbas, estipulan, entre otros puntos, un alto el fuego, la retirada de armas pesadas, la adopción de un estatus especial para algunos territorios de las provincias orientales de Donetsk y Lugansk y la celebración de elecciones locales en estos territorios.
El conflicto en el este de Ucrania entre las fuerzas bajo mando del Gobierno de Kiev y los separatistas prorrusos ha desatado una crisis humanitaria en la zona oriental del territorio ucraniano.