Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía italiana lanza gas lacrimógeno a un grupo de 400 migrantes que trataban de cruzar a Francia

La Policía italiana ha empleado gas lacrimógeno contra un grupo de 400 migrantes que se dirigía a modo de protesta a la frontera francesa desde la ciudad de Ventimiglia la madrugada de este lunes.
La marcha comenzó en el campo de refugiados informal en Ventimiglia, a menos de 20 kilómetros de la frontera, como protesta por la falta de asistencia e incertidumbre de los migrantes, de mayoría sudanesa. Iban acompañados de activistas alemanes, según han indicado medios locales.
La Policía dispersó al grupo de migrantes que trataba de cruzar la frontera a Francia por la autopista lanzando gases lacrimógenos. Tras ser detenidos, sobre la una de la madrugada, algunos intentaron escapar por el río Roja y esconderse en el bosque.
El grupo de 400 migrantes clamó estar "harto" de ser retenido por la Policía, y uno de ellos fue grabado diciendo "Francia, Francia, ir a Francia, no Italia, no Italia, ir a Francia". Algunos han intentado cruzar a Francia decenas de veces, según han declarado a medios locales.
Ventimiglia ha sido apodado el 'mini-Calais' de Italia, en referencia a la ciudad del norte de Francia que acogió el campamento de personas refugiadas que trataban de llegar a Reino Unido a través del eurotúnel.
La Unión Europea, a través de los acuerdos de Dublín, obliga a los migrantes a solicitar asilo en el primer país europeo que pisan. Según Frontex, la agencia europea de control de fronteras, la ruta del Mediterráneo Central registró 181.459 llegadas en 2016, una cifra superior a la contabilizada por Grecia, donde sí se aplican programas de reubicación a otros países europeos.