Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía británica imputa a los cuatro detenidos en Londres la semana pasada por delitos de terrorismo

La Policía Metropolitana ha informado de que este jueves ha presentado cargos contra los cuatro hombres detenidos la semana pasada en el este de Londres como sospechosos de "preparar o instigar" actos de terrorismo, en el marco de una trama que estaría circunscrita al interior de Reino Unido.
En un comunicado, las autoridades han explicado que los cuatro --de edades comprendidas entre los 18 y los 27 años-- han sido acusados de diferentes delitos, todos ellos en virtud de la Ley de Antiterrorismo del país.
Umar Ahmed Haque, de 24 años, ha sido imputado por un delito de conspirar para cometer actos de terrorismo y por posesión de información que podría ser útil para la comisión de estos actos, mientras que Muhammad Abid, de 27 años, ha sido acusado por no revelar lo antes posible información que podría llevar a la detención del primero, Haque.
Entretanto, al más joven de los cuatro, Abuthaher Mamun, de 18 años, se le acusa de intentar o asistir a otra persona para cometer algún acto terrorista.
Por último, Nadim Ilyas Patel, de 25 años, ha sido acusado por conspirar con el primero y poseer un arma de fuego, real o de imitación, con la intención de sembrar el terror.
Los cuatro, bajo custodia policial, deberán comparecer ante el tribunal de Westminster este mismo viernes.
Durante su detención, agentes del Mando Antiterrorista realizaron seis registros --todos ellos en el este de Londres-- que han afectado a cinco viviendas y una empresa.
Reino Unido mantenía su nivel de alerta antiterrorista en el segundo más alto del escalafón en el momento de la detención. No obstante, esta misma semana lo ha elevado al primer, nivel 'crítico', después del atentado del Manchester Arena, en el que 22 personas murieron y más de medio centenar resultaron heridas tras un concierto de Ariana Grande en la ciudad de Mánchester.