Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía argentina registra la sede de Odebrecht en Buenos Aires

La Policía argentina ha registrado este miércoles la sede en Buenos Aires de la firma constructora Odebrecht, protagonista de un escándalo de corrupción a nivel regional por el pago de sobornos a cambio de la adjudicación de obras públicas.
El juez federal Sebastián Casanello ha ordenado allanar las oficinas de Odebrecht como parte de las investigaciones contra la constructora brasileña por pagar sobornos para conseguir la construcción de una planta potabilizadoa de agua en el Paraná de las Palmas, según informa la agencia de noticias Télam.
La filial de Odebrecht en Argentina ha confirmado a través de un comunicado que su sede ha sido registrada por las fuerzas de seguridad y ha expresado su voluntad de "colaborar con la Justicia". A este respecto, ha recordado que ya indicó a Casanello que estaba dispuesta a "colaborar de forma amplia y definitiva con las investigaciones".
CASO ODEBRECHT
Odebrecht y su filial petroquímica, Braskem, llegaron el pasado diciembre a un acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos por el cual admiten el pago de sobornos a funcionarios de 12 países para conseguir contratos públicos. Ambas compañías se han comprometido a pagar conjuntamente una multa de 3.500 millones de dólares a cambio de que se retiren los cargos en Estados Unidos, Suiza y Brasil.
Este acuerdo se enmarca en las investigaciones estadounidenses por el caso 'Lava Jato', en el que las autoridades brasileñas indagan en una red de pago y cobro de sobornos a políticos de distinto signo para lograr contratos de la petrolera estatal, Petrobras.
Odebrecht ha reconocido el pagó más de 2.000 millones de dólares en sobornos a funcionarios y políticos brasileños y otros 439 millones de dólares en otros países de la región.