Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Estaba llorando, empapada en gasolina"

La imagen del policía con una niña en brazos intentando distraerla de la tragedia que tiene a sus espaldas ha dado la vuelta al mundo por su ternura y su crudeza. Nick Struck, agente de policía en Colorado, se ha convertido en un héroe para muchos. “Estaba llorando, empapada en gasolina”, cuenta, “fue realmente horrible”. “Puso su mano sobre mi hombro, como hace mi hija”, explica y acabó catándole lo mismo que a su pequeña. “Estaba evitando que viese lo que pasaba detrás de ella”, un accidente de tráfico en el que su padre murió y su madre y sus hermanos resultaron heridos.