Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Pentágono investiga si los dos militares muertos en Afganistán cayeron por fuego amigo

El Departamento de Defensa de Estados Unidos ha identificado a los dos militares que murieron el jueves en una operación en Afganistán contra el grupo terrorista Estado Islámico y ha reconocido que investiga si perdieron la vida como consecuencia de fuego amigo.
Los sargentos Joshua P. Rodgers y Cameron H. Thomas, de 22 y 23 años, respectivamente, fallecieron en una operación contra el emir de la filial afgana de Estado Islámico en la provincia de Nangarhar, Abdul Hasid. En la ofensiva participaron 50 efectivos estadounidenses y otros 40 afganos.
Un portavoz del Pentágono, Jeff Davis, ha explicado que los dos jóvenes militares fueron alcanzados por disparos de armas pequeñas y ha apuntado que se investiga si murieron por fuego amigo. "Es lo que podría haber ocurrido aquí", ha reconocido Davis, según la cadena de televisión CBS.
Rodgers y Thomas perdieron la vida en los primeros momentos de un tiroteo que se prolongó durante tres horas y al que también se sumaron equipos aéreos, incluidos 'drones'. Según el Gobierno norteamericano, las tropas recibían balas desde "los 360 grados".
Washington no ha podido confirmar si Hasid también falleció en esta redada, aunque sospecha que sí. El Pentágono sí ha informado de la muerte de unos 35 milicianos, entre los que se encontrarían varios líderes de la filial de Estado Islámico.