Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pence aclara que la conversación entre Trump y la presidenta de Taiwán fue "una llamada de cortesía"

El vicepresidente electo de Estados Unidos, Mike Pence, ha restado importancia este domingo a la polémica conversación entre el presidente electo Donald Trump y la dirigente taiwanesa Tsai Ing Wen, que a su entender no fue más que "una llamada de cortesía" y solo ha generado "una tormenta en una tetera".
Pence ha realizado estas declaraciones ante la cadena NBC un día después de que China emitiera una protesta formal por el contacto entre Trump y Tsai. Las autoridades chinas consideran Taiwán de su propiedad y consideran que cualquier contacto entre un líder extranjero y el Gobierno taiwanés -- enemigo declarado de las autoridades de Pekín -- es un ultraje a su política de "China única".
"No creo que debamos hacer lecturas adicionales de lo que en realidad ha sido una llamada de cortesía", ha declarado Pence. En respuesta a la pregunta de si cabe esperar una llamada más de China para "calmar las aguas", Pence contestó que toda esta polémica le ha parecido exagerada. "A mí, las aguas me parecen como las de una tormenta en una tetera", bromeó.
"Ella (la presidenta de Taiwán) le llamó, y él (Trump) mantuvo una conversación con una líder elegida democráticamente, una entre el medio centenar que ha mantenido con líderes mundiales. Todo es un reflejo de la tremenda energía que ha demostrado", indicó Pence, quien negó que la conversación fuera un indicio de un cambio de política de EEUU respecto a Taiwán.
El estamento republicano ha arropado a Trump después del desliz diplomático, dado que se cree que ningún presidente ni presidente electo ha mantenido contactos con los líderes de Taiwán desde 1979.