Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Le Pen apela a los "insumisos" que respaldan a Mélenchon a que no voten a Macron

La candidata del Frente Nacional a la Presidencia en Francia, Marine Le Pen, ha hecho un llamamiento directo a los partidarios del candidato izquierdista y líder de la Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon, a que no voten por el "banquero" Emmanuel Macron, su rival en la segunda vuelta.
Le Pen ha enviado un "mensaje" a los siete de millones de franceses que votaron por Mélenchon en la primera vuelta (que quedó cuarto con el 19,6 por ciento), de quien ha dicho que realizó una "campaña respetable" en la que sus simpatizantes han entonado 'La Marsellesa' (el himno nacional) y enarbolado la bandera francesa y no la roja comunista.
"Me dirijo a los votantes de la Francia Insumisa para decirles que hay que hacer barrera a Emmanuel Macron", el candidato centrista que quedó primero en la votación del 23 de abril y que parte como favorito en los sondeos para la segunda vuelta, ha señalado Le Pen.
"Su proyecto está en las antípodas" de quienes votaron a Mélenchon y "no representa el cambio, es la continuidad", ha incidido, recordando así el pasado de Macron como ministro de Economía del presidente François Hollande.
"Macron es un banquero, representa estas finanzas arrogantes que François Hollande había prometido combatir y que finalmente dejó prosperar", ha denunciado, defendiendo que el líder de En Marche! "es un partidario del librecambio generalizado".
Según Le Pen, "rechazará ofrecer la más mínima protección a los trabajadores, como lo demostró en Amiens comportándose muy mal con los trabajadores de Whirpool". Los dos candidatos visitaron el miércoles a los trabajadores de la planta de Whirpool en esta ciudad, que tiene previsto su cierre en 2018.
La candidata del Frente Nacional ha sostenido las diferencias que hay en su programa y el de Macron, para poner en valor los puntos en común con Mélenchon.
"Dejemos las peleas y las divergencias de lado", les ha conminado, asegurando que tras las elecciones se podrán "retomar las discusiones sobre los temas de fondo". "No es posible dejar las riendas de Francia a Emmanuel Macron. El peligro es demasiado grande y realmente hace falta que las cosas cambien en nuestro país", ha advertido, animando a "pasar página".