Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Parlamento aprueba dos controvertidos artículos de la reforma constitucional

El Parlamento turco ha aprobado este viernes dos de los artículos más controvertidos de la reforma constitucional, concretamente los que permitirán que el presidente emita decretos y sea miembro de un partido político.
El artículo siete, que establece los requisitos y restricciones de los candidatos presidenciales, ha sido aprobada por 340 parlamentarios, superando los 330 necesarios.
El artículo determina que los candidatos presidenciales deben tener al menos 40 años, tener título universitario y ciudadanía turca. Asimismo, se permita que sea miembro de un partido político.
Por su parte, el artículo octavo de la reforma contiene poderes ejecutivos para el presidente, que podrá emitir decretos y nombrar y cesar a ministros.
La votación se ha saldado igualmente con 340 votos a favor, según ha informado la agencia estatal turca de noticias, Anatolia.
En total, el Parlamento votará trece enmiendas propuestas por el gubernamental Partido Justicia y Desarrollo (AKP), que cuenta con el apoyo del opositor Partido de Acción Nacionalista (MHP), por lo que previsiblemente la reforma será aprobada y sometida a referéndum en primavera.
La reforma de la Constitución ideada por el AKP convertirá la Presidencia en un auténtico poder ejecutivo, algo que preocupa a la oposición por la deriva autoritaria del actual jefe de Estado, Recep Tayyip Erdogan.
El proyecto elimina el puesto de primer ministro, rebaja de 25 a 18 la edad mínima para presentarse al Parlamento, e incrementa el número de parlamentarios de 550 a 600, entre otros puntos.
El acuerdo entre el AKP y el MHP se basa en tres puntos. El primero, y más importante, es que Erdogan no podrá hacer uso de sus nuevos poderes ejecutivos hasta 2019.
Además, sus decretos deberán ser transformados en leyes por el Parlamento. Por último, el partido gobernante ha accedido a reducir el quórum para procesar al presidente ante el Consejo Supremo.
El viceprimer ministro turco, Nurettin Canikli, afirmó el 9 de diciembre que, una vez que sea aprobado por el Parlamento, se celebrará un referéndum, resaltando que el mismo tendría lugar en la primavera de 2017.