Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Park reincide y no se presenta en la sesión en el tribunal que decidirá su futuro

La apartada presidenta de Corea del Sur, Park Geun Hye, ha reincidido este jueves y ha decidido no presentarse en la última audiencia del Tribunal Constitucional, órgano que decidirá su futuro después de verse salpicada por un polémico caso de corrupción que salió a la luz el pasado mes de octubre y que llevó a que el Parlamento aprobara su destitución del cargo.
El tribunal solicitó a Park, suspendida de sus funciones desde el 9 de diciembre, que se presentara para testificar después de no haberse presentado en la primera sesión, celebrada este mismo martes.
No obstante, este procedimiento no exige su presencia, y su equipo legal ha señalado que es poco probable que Park se presente en algunas de las audiencias. Su representante legal, Lee Joong Hwan, ya señaló el martes que a no ser que haya circunstancias especiales, Park no acudirá personalmente, sino que será su defensa quien asista.
Una vez confirmada su ausencia, el tribunal ha abierto la sesión, en la que los abogados de la mandataria han defendido su inocencia, tal y como ha indicado la agencia surcoreana de noticias, Yonhap.
Park fue destituida por la Asamblea Nacional por su presunta implicación en una serie de infracciones cometidas por su confidente, Choi Soon Sil, quien ha sido acusada de abusar de sus lazos con la presidenta para ganar varios favores empresariales y personales a pesar de no ostentar ningún puesto gubernamental.
El jefe de la comisión judicial que investiga el caso, Kwon Seong Dong, ha instado al Constitucional a ratificar la decisión del Parlamento, citando las acusaciones acerca de que Park entregó documentos confidenciales a su confidente y chantajeó a varios conglomerados del país para que entregaran grandes sumas de dinero a dos ONG de las que Choi es propietaria.
"Suspender a la presidenta servirá no sólo para recuperar la pérdida nacional y el vacío en la gestión de asuntos estatales, sino también para restablecer el orden constitucional", ha señalado Kwon.
No obstante, uno de los abogados de la mandataria, Lee Joong Hwan, ha refutado estas acusaciones alegando falta de pruebas e incluso de base legal.
Los fiscales están investigando si la presidenta presionó al Servicio Nacional de Pensiones (SNP) para que respaldara la fusión de Samsung C&T, la rama de construcción de Samsung, y Cheil Industries, y si de esta operación salió algún tipo de donación de Samsung para las organizaciones de la confidente, Choi Soon Sil.
En este contexto, Lee ha negado que Park presionara a Samsung para que hiciera donaciones a las organizaciones de su amiga y ha asegurado que ésta sí tuvo interés en promocionar los sectores de la cultura y los deportes --a los que pertenecen las organizaciones de Choi--, aunque ha señalado que ella "ni siquiera sabía que Choi controlaba esas dos fundaciones".