Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa nombra una comisión para investigar las actividades del Banco Vaticano

El Papa Francisco ha nombrado una comisión pontificia de cinco miembros que analizará las actividades del Instituto de Obras Religiosas (IOR), conocido como el Banco Vaticano, según ha informado el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el Padre Federico Lombardi.

La comisión, que estará presidida por el Cardenal Raffael Farina, recopilará documentos, datos e información sobre el IOR y presentará los resultados de su trabajo al Papa, que ha tomado esta decisión por su deseo "de conocer mejor la situación jurídica y las actividades" del Banco Vaticano para "permitir una mejor armonización del mismo con la misión de la Iglesia universal y la Sede Apostólica, en el contexto más general de las reformas que sean oportunas realizar por parte de las instituciones que dan auxilio a la Sede Apostólica".
Esta Comisión Pontificia de Referencia sobre el IOR ha sido constituida a través de un 'quirógrafo', un documento escrito a mano, con fecha del 24 de junio que se ha dado a conocer este miércoles.
La comisión "comenzará su trabajo en estos días" y tiene como objetivo "recopilar información" sobre las actividades del Banco Vaticano para después "presentar los resultados al Pontífice "junto a su archivo completo" al término de los trabajos.
PRIMER INFORME EN OCTUBRE
Acerca la duración de la comisión y cuándo se presentarán los resultados, el padre Lombardi ha precisado que se desconoce la duración pero que se puede prever que presenten un primer informe en octubre cuando el Papa se reunirá con la comisión de los ocho cardenales que lo asesoran sobre la reforma de la Curia romana.
Además, Lombardi ha explicado que esta comisión está instituida por cinco miembros, su presidente es el cardenal Raffaele Farina, "hombre de confianza del Papa"; el cardenal Jean-Louis Tauran, que es también miembro del comité de supervisión del IOR y presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso; monseñor Juan Ignacio Arrieta Ochoa de Chinchetru como coordinador; monseñor Peter Bryan Wells, representante de la Secretaría de Estado y Mary Ann Glendon, presidente de la Academia de Ciencias Sociales.
Asimismo, el portavoz vaticano ha confirmado que "durante el curso de los trabajos de la Comisión, el Instituto sigue trabajando según el quirógrafo de 1990 que lo erige, salvo diversas disposiciones del Santo Padre". El jefe de la Oficina de Prensa del Vaticano ha señalado que espera "una feliz y productiva colaboración entre la Comisión y el Instituto".
Con esta decisión, el Papa Francisco "ha querido adecuar mejor las estructuras y las actividades del Instituto a las exigencias de los tiempos actuales", sigue la invitación de su predecesor Benedicto XVI para "permitir que los principios del Evangelio permeen también la actividad de naturaleza económica y financiera" y lo hace "a la luz de la necesidad de introducir reformas en las instituciones que ayudan a la Sede Apostólica".
El documento que nombra la comisión indica que "está dotada de poderes y facultades adecuados al desarrollo de las propias funciones institucionales" y añade que "el secreto de oficio y otras eventuales restricciones establecidas del ordenamiento jurídico no limitan el acceso de la comisión a los documentos, datos e informaciones".
El quirógrafo en vigor fue escrito por el beato Juan Pablo II en 1990 para establecer "la personalidad jurídica pública del Instituto de Obras Religiosas dando una nueva configuración al Instituto y conservando su nombre y sus fines".