Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La familia del palestino abatido denuncia que fue asesinado a sangre fría

Segundo ataque palestino a un ciudadano israelíFoto: EFE

La familia del joven palestino que fue abatido este domingo por la Policía, tras supuestamente apuñalar a un adolescente israelí en la Ciudad Vieja de Jerusalén ha denunciado que ha sido asesinado a sangre fría por las fuerzas de seguridad. El portavoz de la autoridad policias ha defendido la actuación argumentando el joven "aún tenía el cuchillo en sus manos"

Fadi Samir Mustafá Alloun, de 19 años, ha sido abatido por la Policía cerca de la Puerta de Damasco, en la Ciudad Vieja, después de ser identificado como sospechoso de apuñalar a un israelí de 16 años. "Aún tenía el cuchillo en sus manos", ha dicho un portavoz policial.
El padre de Alloun ha negado esta versión basándose en un vídeo difundido por redes sociales. "Se ve a un grupo de colonos judíos persiguiendo a mi hijo mientras intenta correr hacia una patrulla policial para pedir ayuda", ha dicho.
En la grabación se ve a Alloun andar apresurado mientras mira hacia atrás cuando recibe varios disparos de dos policías que están delante de él. Una vez tendido en el suelo, los agentes comprueban que ha fallecido.
"Las autoridades israelíes están buscando excusas para disparar y matar palestinos", ha denunciado el padre, en declaraciones recogidas por la agencia de noticias Maan.
El incidente ha ocurrido horas después de que otro palestino fuera matado a tiros por la Policía tras supuestamente apuñalar y abrir fuego contra una familia israelí en la Puerta del León, también en la Ciudad vieja. Dos israelíes han muerto y otros tantos han resultado heridos.
DISTURBIOS EN JERUSALÉN
La tensión se ha disparado en las últimas semanas entre palestinos y judíos por la decisión de las autoridades israelíes de restringir el acceso de los palestinos y autorizar el de los judíos a la Explanada de las Mezquitas.
Tras los sucesos de este fin de semana, el Gobierno israelí ha decidido cerrar el acceso a la Ciudad Vieja de Jerusalén a todos los palestinos, exceptuando a turistas, estudiantes, residentes y dueños de comercios en la zona.
"La única solución para defender la Mezquita de Al Aqsa y evitar los planes israelíes es que los residentes en Jerusalén y en Cisjordania tomen las armas", ha dicho el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) en las últimas horas.
En este contexto, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha decidido convocar una reunión de emergencia con altos de cargos de Seguridad para este domingo. Para el lunes ya ha citado al Gabinete de seguridad.