Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pakistán sentencia por primera vez a muerte a un hombre por blasfemar en Facebook

Pakistán sentencia por primera vez a muerte a un hombre por blasfemar en FacebookAdministración Local

Un tribunal paquistaní contra el terrorismo ha sentenciado a muerte a un hombre acusado de cometer blasfemia en Facebook, según ha explicado un fiscal del Gobierno. Es la primera vez que se impone la pena de muerte a alguien por blasfemar en las redes sociales.

El acusado, Taimoor Raza, se ha visto afectado por una serie de medidas severas contra la blasfemia en redes sociales tomadas por el Gobierno del primer ministro Nawaz Sharif.
La blasfemia en un tema muy sensible entra la mayoría musulmana de Pakistán, donde insultar al profeta Mahoma es un crimen por el que muchas personas han sido sentenciadas a la muerte.
El fiscal en Bahawalpur, Shafiq Quereshi, ha explicado que Raza fue condenado por presuntos comentarios despectivos contra Mahoma, sus mujeres y acompañantes. "Es la primera sentencia de muerte en un caso que tiene que ver con las redes sociales", ha afirmado Quereshi.
Es raro que un tribunal contra el terrorismo trate casos de blasfemia, pero el juicio de Raza se incluye en esta categoría porque sus cargos incluyen ofensas a la lucha contra el terrorismo relacionadas y por discursos de odio.
Qureshi ha explicado que Raza fue detenido después de poner contenido blasfemo y mensajes de odio con su teléfono mientras estaba en una parada de autobús en Bahawalpur, donde además de arrestarle, le confiscaron el teléfono. El material encontrado en el teléfono fue lo que llevó a la condena de Raza.
El fiscal ha añadido que Raza pertenece a la minoría chií y que el tribunal le ha acusado de expandir un "mensaje de odio" contra la secta Deobani, que es suní.
En los últimos tiempos se ha reavivado la tensión entre los chiíes y la mayoría suní en Pakistán, algunos grupos extremistas suníes como Lashkhar E Janghvi (el Ejército de Janghvi) se han aprovechado de las malas relaciones.
En los últimos meses varios incidentes violentos relacionados con acusaciones de blasfemia han alertado a los grupos y activistas por los derechos humanos.