Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Países occidentales exigen a las fuerzas leales a Haftar que se retiren de los puertos petroleros

Un grupo de países occidentales, entre ellos España, han reclamado este lunes a las fuerzas leales al comandante libio Jalifa Haftar que se retiren de los puertos petroleros clave de Ras Lanuf, Sidra y Brega.
Los gobiernos de Estados Unidos, Francia, Alemania, Italia, España y Reino Unido han condenado la ofensiva y han exigido un alto el fuego inmediato y el fin de las hostilidades.
"Pedimos a todas las fuerzas que eviten cualquier acción que pueda dañar la infraestructura energética de Libia o limitar aún más sus exportaciones", han señalado en su comunicado.
En el mismo, han recalcado que el Consejo Presidencial --parte del gobierno de unidad-- "es el único administrador de estos recursos", argumentando que la producción y exportación debe quedar bajo "control exclusivo" de la Corporación Nacional de Petróleo.
Por otra parte, los gobiernos occidentales han manifestado que "las fuerzas libias deben unirse en la lucha contra Estado Islámico y otros grupos terroristas designados por Naciones Unidas".
Así, han dicho que "los acuerdos políticos, y no los conflictos, deben determinar el futuro de Libia", agregando que unas fuerzas de seguridad "unificadas y capaces bajo la autoridad del gobierno de unidad es la mejor esperanza para la protección de los recursos".
En esta misma línea se ha expresado el enviado especial de Naciones Unidas para Libia, Martin Kobler, quien ha pedido a todas las partes "que eviten causar daños a las instalaciones petroleras".
"Los ataques contra las terminales petroleras amenazan aún más la estabilidad y llevan a una mayor división del país", ha dicho, añadiendo que "limitan aún más las exportaciones y causan más sufrimiento a la población".
LA OFENSIVA DE HAFTAR
El portavoz de las fuerzas leales a Haftar, Ahmed al Masmari, anunció los avances el domingo, agregando que los combates continúan en el puerto petrolero de Zueitina y en la cercana localidad de Ajdabiya.
Previamente, el portavoz de la Guardia de Instalaciones Petroleras (PFG, por sus siglas en inglés), Ali al Hassi, había informado de que las fuerzas de Haftar habían atacado los puertos de Zueitina, Ras Lanuf y Sidra, así como Ajdabiya.
Un ingeniero portuario confirmó que las fuerzas de Haftar han entrado en los puertos petroleros de Ras Lanuf y Sidra, los mayores de Libia, y ha indicado que uno de los tanques de almacenamiento en el segundo se ha incendiado en los enfrentamientos.
Ambos puertos han estado cerrados desde finales de 2014 pero la Guardia de Instalaciones Petroleras recientemente llegó a un acuerdo con el Gobierno de unidad respaldado por la ONU en Trípoli para reabrirlos e intentar reanudar las exportaciones.
La PFG también dijo que reabriría Zueitina, pero las fuerzas de Haftar, conocidas como Ejército Nacional Libio (LNA), se movilizaron en la zona, haciendo temer una lucha por el control.
Haftar y otros actores en el este del país se han opuesto al Gobierno de unidad respaldado por la ONU, impidiendo que éste pueda extender su autoridad a esta parte del país. El Gobierno de unidad, que se instaló en Trípoli en marzo, por ahora no se ha pronunciado sobre estos últimos acontecimientos.
Ras Lanuf y Sidra resultaron gravemente dañados a principios de este año en ataques por parte de milicianos de Estado Islámico apostados en Sirte, donde actualmente están al borde de la derrota por fuerzas alineadas con el Gobierno de unidad y respaldadas por bombardeos aéreos estadounidenses.