Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El padre de Pablo Ibar: "Lo pasado, pasado está y hay que mirar al futuro"

"Ya no tiene remedio, lo pasado, pasado está". Así habla Cándido, padre de Pablo Ibar, el preso español que lleva 21 años preso en una cárcel de Florida, 15 de ellos en el corredor de la muerte. Ahora, su condena a muerte ha sido anulada por el Tribunal Supremo de ese estado y aunque es casi seguro que la Fiscalía recurrirá esta decisión, la familia se muestra esperanzada porque la defensa cuenta con "nuevas pruebas y buenas".

Cándido Ibar, en declaraciones a RNE, ha relatado que no sabe si su hijo conoce aún la noticia de la decisión del Supremo, puesto que su abogado pidió el jueves hablar con él pero no le han concedido una cita hasta este viernes por la tarde. En cuanto a él, ha dicho que habló por última vez con Pablo hace tres semanas.
Cándido Ibar está convencido, al 90 por ciento, de que la Fiscalía recurrirá la decisión, lo que puede llevar a un proceso de alrededor de un mes y medio o dos y sólo entonces saldría del corredor de la muerte. Después habría un periodo de tres meses para preparar el nuevo juicio, ha relatado.
Además, ha asegurado que la Fiscalía "no tiene nuevas pruebas", pero su defensa sí tiene "nuevas pruebas y buenas" para poder exculparle. Aunque no ha querido desvelarlas, ha recordado que el hombre que fue condenado junto a Ibar --Seth Peñalver-- fue finalmente exculpado en 2012 y que en ese proceso salieron a la luz nuevas pruebas.
Cándido Ibar se ha mostrado esperanzado: "Lo pasado pasado está y hay que mirar al futuro", ha remarcado, subrayando que los años que su hijo ha pasado en prisión es algo que "ya no tiene remedio".
Pablo Ibar lleva 21 años preso en una cárcel de Florida, 15 de ellos en el corredor de la muerte, por el asesinato en 1994 de dos modelos y el dueño de un local nocturno del que él se declara inocente.
La Asociación contra la Pena de Muerte Pablo Ibar recalcó este jueves, tras comunicar la noticia, que ni las huellas dactilares, ni el ADN recogido en el lugar del crimen coinciden con las huellas de Ibar y su acusación se basa principalmente en un vídeo de vídeovigilancia en el que "se ve un rostro difuminado con ínfima resolución y fuertes contrastes lumínicos".